11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 27 de julio de 2008

"Batman: El caballero de la noche" (2008).


-- "The Dark Knight". Estados Unidos. Año 2008.
-- Dirección: Christopher Nolan.
-- Actuación: Christian Bale, Heath Ledger, Aaron Eckhart, Michael Caine, Maggie Gyllenhaal, Gary Oldman, Morgan Freeman, Monique Curnen, Ron Dean, Cillian Murphy, Chin Han, Nestor Carbonell, Eric Roberts, Ritchie Coster, Anthony Michael Hall.
-- Guión: Jonathan Nolan y Christopher Nolan, basados en una historia de Christopher Nolan y David S. Goyer, basados a su vez en el personaje creado por Bob Kane.
-- Banda Sonora: James Newton Howard y Hans Zimmer.

-- "Batman: El caballero de la noche" en su sitio oficial en español.
-- "Batman: El caballero de la noche" en IMDb.
-- "Batman: El caballero de la noche" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Un grupo de infelices ataviados con máscaras de payaso se les ocurre birriarse por la fuerza a un banco. Lo que prometía ser un robo normal, un poco de abuso físico y vejación mental y quizás uno o dos muertitos, va escalando poco a poco, hasta que de pronto descubrimos que detrás de la máscara del payaso hay, bueno... un payaso. El Guasón. Bu. Por qué tan serio. Bueno, serio porque el Guasón es un psycho. Lunático. Cucú. Friki. Toda la ciudad está preocupada. Pero ¡no se preocupen! La ciudad estará a salvo porque llega... ¿Batman? No, hombre, eso es titular de la primera plana de ayer. The new best thing es Harvey Dent, district attorney, quién va a poner a toos los mafis tras las rejas, y limpiar de una vez la infecta Ciudad Gótica. Batman se ve feliz de que alguien, por fin, se le ocurra tomar el relevo y hacer su trabajo (¿y quién lo llamó en primer lugar? Ah, sí, veldá, sus miedos personales, sus traumas, su espíritu parafascista...). Los mafis están preocupados porque la arremetida llega con fuerza, y le confían sus fondos a un chino llamado Lao (luego dicen que los chinos no son traidores ni enemigos de la democracia... primero es con Jack Bauer y ahora con Batman la cosa). Batman, por supuesto que a movilizarse contra el chino cochino, que para algo se quedaba dormido en la clase de respeto al Derecho Internacional. En respuesta, los mafis se asustan de a de veritas, y ahora sí que tienen que recurrir a los servicios del friki de la máscara o maquillaje de payaso o whatever... Y éste empieza a movilizarse en contra de Batman. En contra de Ciudad Gótica. En contra del mundo. De manera que la Guerra Contra El Guasón se transforma en la Guerra Contra El Terror. No invadirán Irak, pero poco falta para eso.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

¡Cuánta agua ha pasado bajo los puentes, desde que hace más de una década Joel Schumacher cayó tan bajo como para rodar "Batman y Robin" (cargándose la única gran franquicia por ese entonces del tándem Warner/DC, ya que Superman llevaba años en hiato). Durante años parecía que el Batman de Tim Burton iba a ser la versión definitiva del personaje, por la excelente calidad de "Batman" y "Batman regresa" y por la muy inspirada (en sí, y en esas pelis) serie de TV "Batman: La serie animada" (los puristas dicen que no, cómo puede ser, lo de Burton es una abominación, pero los puristas son abominables en sí, así es que prescindamos del fundamentalismo comiquero). Por eso, después de que llegaron varias noticias sobre proyectos futuros (se llegó a decir que Paul Newman interpretaría a un Batman senescente en el nunca realizado proyecto live-action de "Batman Beyond"), "Batman inicia" cayó casi como una bomba. La peli tuvo sus virtudes y sus defectos. Por un lado fue la peli justa para el pináculo de la Era Bush, con el Tenebroso Dictador extendiendo sus góticos tentáculos por el mundo. Por el otro, le dio un look más realista al superhéroe, alejado de la fantasmagoria cartunesca de Burton (no es que eso sea algo bueno ni malo, son simplemente visiones diferentes del personaje, cada una brillantemente concebida y ejecutada, pero mutuamente incompatibles entre sí), lo que la hizo sintonizar muy bien con una década, los 2000s, caracterizados por la estética hiperrealista (reality shows, series televisivas "en tiempo real", animaciones CGI en cine y videojuegos more real than the real thing, Second Life...). Y por último era una peli de Christopher Nolan, y no en balde, Nolan es uno de los mejores directores que ha salido de Hollywood del 2000 a esta parte ("Memento", "Insomnia", "El gran truco"). Pero por otra parte la peli pecaba de ampulosa, de excesiva, de muy tongue-in-cheeks para los fanáticos de la historieta, y si bien era buena, dejaba con la sensación de que pudo haber sido mejor. No pasó mucho tiempo antes de la respuesta. Porque en efecto la secuela, "El caballero de la noche", efectivamente es mejor. De hecho, hasta lo que va de la década, podría conformar con "X-Men II" y "Los Increíbles" la tríada de pelis fundamentales sobre superhéroes, de la década del 2000 (con mención honrosa para "Iron Man", por supuesto).

POR QUÉ VERLA.

-- De hace algún tiempo a esta parte que las segundas partes suelen ir resultando mejor que las primeras: "X-Men II" superaba a "X-Men", "El ataque de los clones" superaba de lejos a la inane "La amenaza fantasma" (bueno, en ese caso no era tan difícil la cosa), "Spiderman 2" era mucho mejor que "Spiderman"... No ha de ser casualidad. Hace tiempo que los estudios hollywoodenses aprendieron que las secuelas no eran para take the money and run, sino que si resultaban al menos tan buenas como las originales (er... tan rentables, al menos), habrían más secuelas y por ende más dinero. Y si una apuesta resultaba segura, entonces había que conservar al mismo equipo para que se afiatara. Eso es especialmente notorio en "El caballero de la noche", que tiene casi al mismo equipo creador de "Batman inicia", y que posee todas las fortalezas de la primera habiendo eliminado o al menos disminuido casi todas sus limitaciones. Es probable que, aparte de fiatos aparte, haya influido el que entre tanto Christopher Nolan haya rodado "El gran truco", y allí se permitió desarrollar al máximo su potencial cinematográfico. "El gran truco" es su peli de inflexión, en donde lo que era un montón de ideas sueltas y semibosquejadas, engarzaron en una visión personal y única del mundo, o al menos, de su mundo cinematogénico. De regreso a lo de Batman, Nolan se permitió aplicar todas esas ideas y toda la experticia ganada, y los resultados están a la vista.

-- Si "Batman inicia" era una peli sobre el pináculo de la Era Bush, con un Batman muy jackbaueriano luchando contra las fuerzas del terror, "El caballero de la noche" comparte con "Rambo: Regreso al infierno" el poder ser calificada como una peli sobre el ocaso de la Era Bush. La política internacional de Bush y los enormes costos económicos que han significado para su país, lo han llevado al desprestigio masivo entre todas las naciones civilizadas (en el Sur Profundo estilo Texas no, por supuesto, pero dijimos "naciones civilizadas", después de todo). Después de un año guerreando contra el crimen, kicking punks y haciendo limpieza de razas inferiores en Ciudad Gótica, Batman está cansado y quiere que alguien tome el relevo. Harvey Dent representa su gran esperanza, un "caballero blanco" que lo reemplazará a él, el "caballero negro". Pero poco a poco, Batman empieza a descubrir que las cosas no serán tan sencillas. Aunque al principio parece una fatalidad que el Guasón haya aparecido, al promediar la peli descubrimos poco a poco que los mafiosos han sido empujados a arrojarse en brazos del Guasón para no caer en las zarpas del Murciélago, y peor aún, el Guasón mismo se descubre obsesionado con Batman. De esta manera, de ser inicialmente la solución y salvación de Ciudad Gótica, Batman pasa a ser parte del problema, un factor de la ecuación que debe ser eliminado para que Ciudad Gótica alguna vez tenga paz y tranquilidad. La moraleja de la peli es sumamente amarga: Batman ha decidido combatir al miedo con el miedo, ha decidido luchar contra el Demonio empuñando las armas del Demonio, y ha descubierto demasiado tarde, muy a su pesar, y con un costo personal y humano altísimo, lo cierto de aquel adagio decimonónico de que "puedes hacer cualquier cosa con las bayonetas, excepto sentarte en ellas". Frente al tono superheroico y mesiánico que es casi inherente a toda peli de superhéroes (después de todo un superhéroe es una figura sobrehumana que aúna superioridad física material con superioridad moral, y el componente mesiánico es casi ineludible), esta peli emprende un camino muy diferente y amargo. El punto decisivo se produce en la confrontación final entre los métodos brutales y directos de Batman, y el espíritu cívico que, a pesar de todo, yacía agazapado en la comunidad (no diré cómo para no espoilerear la peli, pero quienes la vean, me entenderán). La peli es lo suficientemente ambigua como para permitir una doble lectura, una fácilmente apologética y parafascista (eso de que el Guasón es un "terrorista" no sólo porque siembra el caos y desprecia la vida ajena, sino que además está dingding como una regadera, y no le interesa el dinero, ¡el Guasón es anticapitalista!, podría pasar por cualquier afiche propagandístico neocon), pero también una segunda lectura mucho más crítica y filosófica. ¿Realmente necesitamos a los superhéroes? ¿Es el confiar en alguien "superior" la respuesta, o acaso son las propias personas quienes deberían armarse moralmente a sí mismas para defender a la sociedad? ¿Son todas las respuestas contra una crisis moralmente correctas, o dicho de otra manera, es verdad que el fin justifica los medios? ¿Pueden las personas decirle basta a una espiral creciente de terror y violencia? ¿Y cómo llegaron a aceptar ese terror y esa violencia en primer lugar? La peli no ofrece respuestas fáciles a ninguna de estas preguntas, ni pretende hacerlo, básicamente porque desde los tiempos de Sócrates que venimos discutiendo esas mismas cosas y nunca hemos encontrado respuestas satisfactorias, y no le vamos a pedir a Christopher Nolan que sea más chulomijo que Platón o Tomás Moro, pero están ahí, planteadas en un contexto moderno de una manera mucho más cruda que en otras pelis.

-- El componente épico de la peli es indiscutible. Dura dos horas y media, pero huele a que la historia era incluso más extensa, y debieron comprimirla para que cupiera en un formato que acelerara la rotación de funciones en los multicines (y no multiplicar los DVD en cada caja después, al arrendarla). Muchas cosas pasan demasiado aprisa, hasta el punto que cuesta seguir en qué está cada personaje, y con un montaje más calmado, el argumento se hubiera beneficiado mucho más. A cambio, dentro de la enorme cantidad de personajes moviéndose por la trama, tanto en el protagónico como en los trasfondos, cada uno cumple eficientemente su función. A diferencia de "Batman inicia", que hacía un derroche casi obsceno de grandes actores en papeles definitivamente no tan grandes, en "El caballero de la noche" vemos a todos los actores hacer lo suyo. Christian Bale como Batman está un poco más apagado porque la peli ya no se trata de sus procesos espirituales internos, sino que ya se encuentra establecido como EL Batman, y por lo tanto su actuación, siendo buena, no luce tanto como debiera (además, por el retrato coral de la trama, a ratos Batman pareciera ser el secundario de lujo en su propia peli... algo muy apropiado por otra parte para alguien que se supone se mueve entre humo y sombras). En la otra trinchera teníamos a Heath Ledger que, cuando supimos que él sería el Guasón, no es que recibiéramos muy bien la noticia (¿Heath Ledger? ¿El hijo tonto de Mel Gibson en "El patriota"? ¿El chulomijo de "Corazón de caballero"? ¿El vaquero maricotas de "Brokeback Mountain"? ¿El Guasón... ÉL...?), pero que como Guasón la rompe con un papel tan intenso que, hablémoslo en términos puramente profesionales, es harto comprensible que después de interpretar a alguien tan vicioso y sicótico hubiera quedado lo suficientemente rayado como para despacharse de una sobredosis. Gary Oldman, por su parte, (¡perdón, dije "Gary Oldman"! ¡Debí decir "El Gran Y Unico Gary Oldman"!), a diferencia de su desperdiciado rol en "Batman inicia", aquí sí que se luce como el Comisario Gordon, en un papel con mucha más substancia y miga. Aaron Eckhart, por su parte, aunque se luce como Harvey Dent, como Dos Caras le falta un poco de toque, saltándonos por supuesto lo chulas que le quedaron las prótesis. Desde la retaguardia, Michael Caine como el Mayordomo Alfred sigue brillando como secundario de lujo, y Morgan Freeman como el fiel Lucius Fox ya no está tan de adorno como en "Batman inicia" (entre otras cosas se encarga de servir de conciencia moral a Batman). Y el gran plus es por supuesto el personaje de Rachel Dawes, que había sido servido por la simpática-pero-inocua Katie Holmes en "Batman inicia", y que aquí sufre un severo upgrade en manos de una ahora sí actriz-de-verdad, como es la siempre vistosa y media salida Maggie Gyllenhaal ("La secretaria"), que con su habitual estilo creepy y alejado del habitual "soy-estrellita, soy-estrellita, soy-estrellita" encaja en Ciudad Gótica de lo mejor.

-- Escenas memorables, hay una tonelada. El robo bancario que abre la peli, es toda una pieza maestra de tensión narrativa (¡a cuántos años luz de distancia estamos de la horripilante secuencia de apertura del robo del diamante en la espantosa "Batman y Robin"!). Todas las secuencias del Guasón, básicamente porque Heath Ledger se impone como tipo salido de madre (no es que sea mejor que el Guasón de Jack Nicholson, como algunos han dicho, porque las lecturas de ambas pelis son distintas y si bien un Guasón como Nicholson no encaja aquí, un Guasón como Ledger no hubiera encajado allá). La secuencia de acción en Hong Kong. El enfrentamiento de medio tiempo entre Batman y el Guasón. Y el ultratensionante final, en que todo el sentido de la peli se aclara... y el destino de Batman se oscurece hasta ganarse el apodo de "Dark Knight".

-- La banda sonora también está a sus anchas. En "Batman inicia" colisionaron por primera vez dos grandes pesos pesados del mundo soundtrackístico, como son Hans Zimmer (habitué de las pelis de Ridley Scott) y James Newton Howard (habitué de las pelis de M. Night Schyamalan). Pero a veces uno más uno no suman dos, y ese soundtrack lucía vacilante e indeciso, aún no sabiendo bien cómo sacarse de encima el aplastante legado de Danny Elfman para "Batman" y secuelas. En "El caballero de la noche", en cambio, Zimmer y Newton Howard lucen más afiatados y su soundtrack adquiere una personalidad propia, que lleva el sello de fábrica de ambos (tengo entendido que el primero se llevó el trabajo de las secuencias de acción y el segundo de las secuencias de drama, lo que considerando los estilos y énfasis de cada uno, es una división muy razonable e inteligente del trabajo). Mucho de las secuencias de acción nacen de una banda sonora que, si bien a ratos es un tanto apabullante, siempre se mantiene sólida y sin recurrir a golpes de efecto. Pocas veces es tan grato quedarse después de la peli para apreciar los créditos, únicamente para escuchar la música incidental.

IDEAL PARA: Ver una peli prácticamente definitiva ya no digamos sobre Batman, sino sobre los superhéroes en general.

P.D. Esta peli no es para niños. Lo repito en mayúsculas por si no lo han entendido: ESTA PELI NO ES PARA NIÑOS. Las mamás que digan "Ya, voy a llevar al cabro chico a ver esa peli con la que tanto hincha para que no joa más", y los llevan, están cometiendo el acto más cretino de sus vidas, si es que no son ellas mismas unas cretinas de tomo y lomo. SI SU NIÑATO TIENE MENOS DE 10-12 AÑOS, NO DEBERÍA VER ESTA PELI PORQUE NO ES UNA PELI DE SUPERHÉROES AL USO CON "BUENOS VS. MALOS" Y CON ACCIÓN BELLAMENTE COREOGRAFIADA, SINO QUE ES BRUTAL, SANGUINARIA Y LLENA DE TENSIÓN PSICOLÓGICA Y PSICOPÁTICA. Listo. El que avisa no es traidor.

OTRAS PÁGINAS SOBRE "EL CABALLERO DE LA NOCHE":

-- (Ir a la página). Artículo en Tribu de Plutón sobre las distintas visiones de Batman en el cine.
-- (Ir a la página). Comentario en Leyendas del Caballero de la Noche.
-- (Ir a la página). Comentario en Cinecuentro.
-- (Ir a la página). Comentario en Todos Los Buenos Títulos Ya Fueron Usados.
-- (Ir a la página). Comentario en Denme Celuloide.
-- (Ir a la página). Comentario en El Buen Cine.
-- (Ir a la página). Comentario en Cinematografia.cl.
-- (Ir a la página). Comentario en Esquivando Exitos.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].



-- Otro trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].

12 comentarios:

Lord Cendejas dijo...

Es la primera vez que comento... De hecho ahora lo hago porque estoy de acuerdo en todo lo que pusiste, esta es una de las mejores si no es que la mejor de superheroes. Interesante la comparacion entre el Joker de Ledger y el de Nicholson.
Brillamte la critica, como casi siempre.

General Gato dijo...

Gracias por las felicitaciones. En cuanto a si es la mejor, me permito el beneficio de la duda con clásicos indiscutibles como "Superman" o "Batman regresa" dando vueltas por ahí, pero sin duda que debería integrar el Top 10 cuando menos, aunque sea por la fuerte dosis de desmitificación que tiene esta peli respecto de los códigos del género, algo que siempre es beneficioso para la salud mental.

En cuanto al Guasón de Ledger versus el de Nicholson, me resulta increíble que la gente haga comparaciones diciendo cuál es mejor y peor, lo que me vale casi lo mismo que compararlo con el Guasón de César Romero para el "nara-nara-nara-nara-nara-nara-nara-nara-¡Batmaaaaaan!" de 1966, en términos de conceptualización, porque es demasido evidente que el espíritu de las pelis es distinto, y responden a audiencias también distintas (la sensibilidad de los '90s era distinta a la actual). En el congelador tengo la reseña del "Batman" de Tim Burton, y a ver cuándo puedo darle espacio para tratar más extensamente el tema. Por lo pronto, estoy preparando un posteo para Tribu de Plutón sobre "Burton versus Nolan", en que me explayaré más.

Saludos.

Cristian Evens Z. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
General Gato dijo...

Amén, hermano. Si la peli es hablada en otro idioma, y claramente no es una peli para niños que no hayan superado la edad de la dentición y del saber leer, entonces debería ser estrenada en idioma original con subtítulos, como corresponde. En cuando a "Batman: El caballero de la noche" esto es aún más cierto, porque no me imagino a las brillantes actuaciones de esta peli, dobladas al español (acá en Viña, Cinemark la estrenó con copia subtitulada, y con copia doblada ¡con intermedio de diez minutos de duración...!).

Con todo, los cines son responsables sólo en parte del asunto. Porque si la gente consume (compra entradas, hablando en romance) la peli en español, no van a tener incentivos para verla en inglés. Y si los niños chicos la ven y nadie protesta, tampoco van a tener incentivos de cambiar su política. Después de todo, para ellos lo prioritario es el negocio y no el fomento de la cultura, y no tendría por qué ser de otro modo tampoco (donde las dan las toman, dicen). Por eso me parecen valiosísimas iniciativas como las que están desplegando en Facebook, porque la única manera de conseguir que las empresas proveedoras (de cine, en este caso) se comporten de otra manera, es que los consumidores se organicen. Difícil y utópico, claro, pero ya ustedes se están movilizando, y si la iniciativa prospera, las cosas pueden verdaderamente cambiar y ser mejores para todos. Desde ya, cuenten con mi apoyo, y la mejor de las suertes.

El autor dijo...

Gracias por tu genial y maravillosa critica. Me encanta tu sitio aunque casi siempre estoy en desacuerdo con lo que escribes. Este no es el caso. Esta película es realmente "escalofriante" por el hecho de mostrar hechos que estan presentes en las sociedades de hoy (al menos en mi pais), tal vez no tan evidentes (o a tal grado de existir un "batman" aunque creo que sí existen algunos "guasones"), pero siempre presentes.

En cuanto a la pelicula, pienso lo mismo que tu: no es muy adecuado comparar el guason de Nicholson y el de Ledger, aunque creo que la muerte de este ultimo fue un factor decisivo en el montaje de la cinta y el manejo del personaje.

PD: Me encantó tu advertencia sobre hacia que publico se dirige esta pelicula.

General Gato dijo...

Sobre qué tanto influyó la muerte de Ledger en el montaje final de la peli, bueno, eso es algo de lo que nos enteraremos cuando empiecen a salir los libros de tipo "Dark Batman: Who Were the People that Built 'Dark Knight' and Their Lives and Times", u otro título igualmente obtuso. Por lo pronto, no me cabe la menor duda de que el hombre no puede haber salido bien equilibradito de la azotea de rodar esa peli, después de meterse de la manera bárbara en que lo hizo, dentro del pellejo del Guasón.

Y sí, esta peli tiende a llevar el mito de los superhéroes hasta un límite en el que hasta los superhéroes son impotentes para resolver ciertas cosas. Después de todo, un superhéroe sólo puede resolver las cosas a mamporros, y esa no es la clase de soluciones que nos permitirá combatir la hambruna, los odios raciales, la deforestación y la superpoblación mundial, por sacar ejemplos al ruedo.

Saludos.

ayaxsoul dijo...

Oye grandiosa reseña de esta peli, creo que resumes de manera excelente todo el Zeitgeist del film, quiero comentar algunas cositas:
La primera, agradecer públicamente a el Sr Nolan por ser ya un maestrazo del Thriller psicológico-social-tecnológico ( me viene a la mente el y Mamoru Oshii) y por no tratar al publico que se toma la molestia de ver su película como a unos imbéciles come palomitas (me viene a la mente Michael Bay), la otra de hacer notar es que la actuación de Ledger me tiene un gusto a los últimos 15 minutos de Jack Torrance en "El Resplandor", sicóticos y desgraciados como ellos 2 solos, otra cosa que vi fue que el personaje de Dent/2 caras es el pivote en donde se apoyan ese carrusel desquiciado del trípode Batman/Joker/Gordon, cada uno de estos 3 muy dispares entre sí pero a la vez muy íntegros en sus ideales y muy calculadores en su forma de actuar, en donde el único personaje pasional: Dent, lo gana y lo pierde todo, cara o sello, y el cual a través de la película vive en carne propia las facetas del trípode: El justiciero políticamente correcto de Gordon, El verdugo con la justicia en sus manos de Batman y la maldad viral del Joker, (En ese mismo orden casualmente), los otros 3 personajes no saben si de verdad son ganadores o perdedores: Batman al final gana la autocomplacencia de seguir siendo un verdugo al borde de la ley, pero a costa de ser un villano mas para las masas, Gordon se vuelve la cara de la justicia política pero pierde la seguridad familiar que protege con tanto recelo y Joker pierde cual villano de historieta amarrado en una esquina maldiciendo al super héroe pero gana a un nemesis en Batman que lo retroalimentara hasta el final de los tiempos. Casualidad, culpa del azar todo esto?... no creo que el Sr Nolan sea de tirar moneditas al aire.

General Gato dijo...

Bueno, a ver por dónde empiezo... Christopher Nolan es a mi gusto uno de los mejores directores de thrillers hoy por hoy, me he seguido toda su trayectoria en el cine y si bien no siempre ha estado el colmo de la brillantez, nunca he salido decepcionado de una peli suya (a Michael Bay ya lo veo sólo en el cable y gratis, en realidad).

No había visto la relación entre Jack Nicholson (Torrance) y Heath Ledger, pero hace la punta de años que no veo "El resplandor", así es que fresca, lo que se dice fresca, no la tengo en la memoria.

La relación entre los cuatro personajes principales es bastante compleja, y es uno de los soportes de la peli, lo que la hace algo más que "el bueno vs. el villano" y un festival de tortazos. Creo parte importante de la peli su enorme carácter autorreflexivo sobre la utilidad (o inutilidad) de la guerra que emprenden: con su cruzada Batman sólo consigue crear nuevos y cada vez más poderosos enemigos, el Comisionado Gordon representa a un sistema muy limitado para defender la ley y a unos ciudadanos que no necesariamente merecen ser defendidos, y el Guasón mismo de manera implícita necesita a la sociedad para tener algo contra lo que rebelarse (creo que ése es el sentido final de "yo simplemente soy un perro persiguiendo autos"... no podría serlo si alguien no hubiera construido el auto en primer lugar). Harvey Dent como el Caballero Blanco representaba la gran baza para volver las cosas a su sitio, la "gran esperanza blanca" de construir un nuevo trato social basado en la justicia, y más aún, en la decencia y la corrección... pero al final el mal puede más. Y concuerdo, no creo que esta lectura tan deprimente y pesimista sea porque Nolan tiró una monedita al aire, precisamente.

Nicolás dijo...

A primeras, me gustaría hacer un comentario respecto a la idea que se da de las segundas partes. Estoy totalmente de acuerdo con la opinión que se expresa (a saber, que los estudios aprendieron que con una buena secuela mantienen viva la franquicia). Pero, justamente por eso, me cuesta decir "la uno" y "la dos" de batman (esto es, Batman Inicia y El caballero oscuro). Quiero decir: a esta altura me parece que más que distinguir entre la primera y la segunda (o tercera, que para el caso ya está casi en puerta) lo más interesante sería comparar entre las versiones de Batman. Hablar de la versión de tal o cual director. ¿A dónde apunto con todo esto? Bueno, el General Gato señala varios desaciertos u oportunidades desaprovechadas en la primera (Batman Inicia) que se habrían corregido en la segunda. Fundamentalmente habla de la importancia de ciertos actores y los protagonistas que interpretan. El problema es que ese "desaprovechamiento" de los actores en la primera sólo puede ser pensado si oponemos la primera a la segunda. Ahora, si pensamos en término de "versión", pensando estas dos pelis como un todo (y para mi siempre fue obvio, desde el principio, que habría secuela, a menos que la versión fuese un completo fracaso como le paso a la de superman) es evidente que la "epicidad" de la segunda (Dark Night) sólo es posible a partir de los fundamentos de la primera. Para mí Batman inicia era la introducción a esta nueva versión del personaje y con Dark Night esa versión llega a su cima. Un poco como pasó tb con la versión de Burton. Me parece que es muy difícil poder construir una versión de un personaje tan icónico como Batman en una sola peli. Y, de hecho, creo que es lo que está pasando con todos los personajes que están siendo adaptados en el género "superheroico": a mi la segunda de Iron Man me gustó más que la primera (cuando menos el villano es mucho más interesante)lo mismo digo de spiderman, y, vistas las primeras de Thor, Linterna Verde y Capitán América, puedo decir que sus segundas partes no pueden sino mejorar. (dejemos afuera a los 4 fantásticos porque considero las pelis una bazofia)

General Gato dijo...

De acuerdo sólo a medias. Voy a proponer un contraejemplo, que es el "Robin Hood" de Ridley Scott del 2010. Por la manera en que está escrita, y por algunos elementos de trama que dejan caer, es claro lo mismo, que estaban pensando en dejar el grueso de la chicha para una eventual segunda parte. Sólo que a la primera no le fue tan bien como para que los productores se entusiasmaran con una secuela (cualquiera diría que recaudar el doble de lo que costó sería un exitazo, pero esto es Hollywood). Y por eso, es probable que varios elementos o personajes que quedan sueltos en "Robin Hood", no terminen de ser presentados nunca (en esta versión 2010, eso es, claro). ¿Qué hubiera pasado si "Batman inicia" no hubiera sido más que un éxito modesto del mismo tipo? Pues que nos hubiéramos quedado con una versión interesante-pero-irregular del personaje. Es lo que ocurre también con Siniestro en "Linterna Verde": su inclusión como personaje es absolutamente innecesaria para la trama, y sólo está ahí como build-up para una sobreviniente "Linterna Verde 2" que, parece ser, y ojalá sea así, no llegará a rodarse nunca. Aunque a mi gusto "Batman regresa" es mejor que el "Batman" primero de Tim Burton, la verdad es que esa peli es perfectamente redonda, y no necesita verse la secuela para que ciertas ideas terminen de cuajar.

Creo que en ese sentido, el negocio hollywoodense le está haciendo un daño tremendo a las pelis en cuanto obras con un mínimo de arte (no digo "obras maestras", digo sólo obras que tengan un punto de vista propio e interesante). Por eso de tratar de apuntalarse en franquicias más allá de las pelis es que tenemos despropósitos como Matrix 2 y 3, Piratas del Caribe 2 y 3, además de un Universo Marvel no del todo regular o coherente como debería ser, en que cada peli parece más una precuela de la sobreviniente "Los Vengadores" que algo que valga la pena ver por sí misma (sin perjuicio de que como entretención pura y dura, me he divertido una barbaridad con ellas).

En definitiva, un buen narrador (o guionista, o cineasta) tiene entre otras armas, la capacidad de decir más con menos. De ahí que para construir épica, debería bastarle una sola peli, sin secuelas. Si éstas llegan después, qué bueno. Si éstas además amplían la épica, tanto mejor. Y si todas ellas forman un tremendo universo al final, excelente. El überejemplo que se me ocurre es "La guerra de las galaxias" de George Lucas: se diga lo que se diga, nadie puede negar que le bastó una sola peli para poner todas las piezas en orden. Sin perjuicio de que después haya hecho el casi imposible de subir aún más el listón con "El Imperio contraataca", claro.

Nicolás dijo...

Jaja. Bueno, yo dije que Batman inicia podría haber quedado así, como una versión a la que le faltó un acabado, igual que paso con la "aburrición" que hicieron con Superman. En todo caso, me parece que podemos convenir en dos cosas (que me parece que en parte lo dijiste vos): 1) Los estudios han llegado a un punto donde pareciera que apuntaran más a la segunda que a la primera. Entonces, tienen que hacer una primer película que enganche a la audiencia pero que también la deje con ganas de más. De ahí, me parece, la sensación de que estas pelis que menciono hayan quedado como a medias. Sin embargo, por el otro lado 2) en el caso en que se hace una segunda parte (con mismo director, estilo, etc) ésta viene a sumarse a la base que se sentó en la película anterior. Me explico (y vuelvo a repetir un argumento que ya use): creo que Dark Night no hubiese sido lo mismo, o no la hubiesemos recibido igual sin Batman Inicia como antecedente. Si bien se puede perfectamente ver la 2 sin la 1, hay muchas cosas (las relaciones entre los personajes, fundamentalmente) que son mucho más comprensibles (o "complejas" o "profundas", si se quiere) cuando uno conserva en la memoria el recuerdo de la anterior. Digamos: no podes evaluar la primera a partir de una hipotética segunda parte que nunca se haya hecho, pero en cambio, a la inversa, sí podes ver la continuación como una extensión y, ahora sí, una profundización en esa versión del personaje que comenzaron a crear en la primera peli. No se si el gral gato coincidirá en estos apartados. De todos modos, de acuerdo en que esta segunda parte es excelente y que Ledger se come la peli. Sin su actuación creo que la peli perderia mucho de su encanto. Por cierto, si hay algo (apenas un detalle) que le recriminaría a la peli es precisamente el final del guasón. No el final de la peli, aclaro! El final es tremendo. Me refiero a la última aparición del guasón. Me queda una pequeña (pequeñísima) sensación de incompletitud al pensar que Batman abandona al Guasón ahí colgado. Es como si el personaje fuera demasiado poderoso, demasiado fuerte y amenazante como para dejarlo colgado con la esperanza de que la policía se haga cargo. Pero bueno, es apenas un detalle que, dicho sea de paso, se me ocurre despues de ver varias veces la peli.

General Gato dijo...

De hecho, coincido en la mayor parte, aunque con matices. Mi punto es que cuando estamos frente a una franquicia de pelis, tenemos una entrega nueva cada dos o tres años (la única excepción post-2000s que se me ocurre es "El juego del miedo" y secuelas, a una por año). Incluso las primeras Bond iban a una por año, pero ahora se demoran dos y hasta tres entre cada una (el atraso con "Goldeneye y con la sobreviniente "Skyfall" es distinto porque tiene que ver con problemas de los estudios, no de los productores mismos). Además debemos pagar entrada por ella. Por lo tanto, el exceso de build-up en las pelis resulta a la larga perjudicial. Por supuesto que cada entrega dentro de una franquicia se refuerza con las otras entregas, pero si voy a pagar mi entrada una vez cada dos o tres años, creo que tengo derecho a pedir que me den una historia más o menos autocontenida, sólo por si no tengo tanto interés en la saga para no querer vérmela entera y así perderme la mitad de la diversión. Hay una diferencia entre dejar caer cosas en las secuelas que tienen una lectura más profunda a partir de lo ya establecido en la saga, que sembrar a propósito cosas en la primera entrega que no tienen sentido dentro de la misma y serán desarrolladas a futuro. "Batman" y "Batman regresa" me parecen muy buenos ejemplos, la segunda se disfruta mucho mejor si se ha visto la primera, pero si no se ha visto, se entiende más o menos igual de bien porque no hay puntos de argumento sembrados en la primera y que en esa entrega no tenían sentido, y que ahora sí alcanzan su completitud.

Por simplificar: estoy de acuerdo en que una secuela profundice en lo expuesto en la entrega precedente (o caemos en el síndrome de las pelis Bond, que el orden de las mismas es más o menos intercambiable sin que apreciemos un progreso del personaje hacia ninguna parte), pero no que una "primera entrega" deje cabos sueltos sólo para que el espectador se tenga que bancar otra peli más para saber a dónde va tal o cual cosa (y de engendros como dividir en dos la última de Harry Potter y la última de Crepúsculo, ya no hablemos).

Eso, a diferencia de las series de televisión, en donde sí es más aceptable el build-up, e incluso deseable en algunos casos ("24", "Lost"), porque se ruedan 10-24 episodios por temporada, a según qué serie (¡y qué país!), y por lo tanto, el espectador que se sienta a verlas, lo hace a conciencia de que se enfrenta a un universo narrativo mucho más desarrollado, simplemente porque los productores cuentan con más tiempo para presentar y mover a sus personajes.

En cuanto a Ledger, él ES la peli, prácticamente a secas. En los últimos minutos, cuando desaparece de escena, como que algo se pierde (sin perjuicio de la potente escena final, claro). Y dejarlo colgado ahí, bueno... es lo mismo que comentábamos. Quedó ahí porque se supone que iba a terminar de desarrollarse en la tercera (lo mismo que le critico a algunos puntos de "Batman inicia", pero trasladado de la primera a la segunda entrega). Y ahora que el actor ya no va a volver al set por el pequeño inconveniente de estar muerto, ese lunar va a quedar imborrable dentro de una por otra parte magnífica peli.

Seguidores