11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 29 de noviembre de 2015

"SPECTRE" (2015).


-- "SPECTRE" (título original en inglés), "007 Spectre" (título en México), "Spectre 007" (título en España). Inglaterra / Estados Unidos. Año 2015.
-- Dirección: Sam Mendes.
-- Actuación: Daniel Craig, Christoph Waltz, Léa Seydoux, Ben Whishaw, Naomie Harris, Dave Bautista, Andrew Scott, Monica Bellucci, Ralph Fiennes, Rory Kinnear, Jesper Christensen, Alessandro Cremona, Judi Dench.
-- Guión: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade y Jez Butterworth, sobre una historia de los tres primeros, basados en los personajes creados por Ian Fleming.
-- Banda sonora: Thomas Newman.

-- "SPECTRE" en IMDb.
-- "SPECTRE" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Después de ver la famosa escena en donde Bond camina y le pega un disparo a la pantalla y tal y QUE SE NOS CAIGA LA LAGRIMITA DE EMOCIÓN (porque ninguna peli Bond partía realmente así desde la era Brosnan, si la memoria no me traiciona), viene una frase que dice "los muertos están vivos", quizás porque ahora hacemos pelis Bond PROFUNDAS (los muertos están vivos, y metidos en política, podríamos añadir). El Día de los Muertos en Ciudad de México, y esto seguro es SIMBÓLICO con lo que viene después en la peli. Resulta que vemos a un tipo que parezque 's 007 (difícil decirlo, con la máscara y too), y... un momento... ¿se está llevando a una chica al tálamo? ¿007? O sea, es prototípico de 007 hacer eso, pero el de Connery, Moore o Brosnan, pero, ¿el de Craig? ¿Que no era gay o castrao, el Bond de Craig? Guau... Me siento casi como si fuera una Bond de las antiguas... Bien, el caso es que se la lleva al tálamo y está a punto de faenársela, se saca el disfraz, y... ¿se lanza a un remolino de pasión que nos recuerde por qué Bond es Bond? Joer, no, que es el Bond de Craig, el que dispara pistola porque no dispara su OTRA pistola. Así es que sale por la ventana con el pretexto de IR A COMBATIR EL CRIMEN (sí, Craig, sí, a Batman también se lo creemos, que nadie diga la palabra coñofobia en voz alta aquí, por favor). Viene entonces una TREPIDANTE ESCENA DE ACCIÓN (por una vez dicho sin ironía), en donde Bond le pone las peras a cuatro a un renacuajo tratando de preparar un atentado terrorista en Ciudad de México porque... bueno... México ofrecía un mejor plan tributario a los que rodaban la peli que España, así es que México y no España se lleva el PLAN TERRORISTA DE LA SEMANA. El caso es que Bond se deshace de los terroristas, y salto a... LA SECUENCIA DE CRÉDITOS CON CANCIÓN BOND. Con un tipejo que hace gorgoritos en la ducha cantando, en un claro y pobre intento de imitar a Adele, con una canción ultrasobreproducida que... er... un minuto... ¿qué es eso que estoy viendo? ¿¿¿ESO SON CHICAS DESNUDAS SIENDO ACARICIADAS POR LOS TENTÁCULOS DE UN PULPO??? ¡¡¡LEÑE, TENEMOS LA PRIMERA SECUENCIA DE CRÉDITOS BOND QUE ES PORNO JAPONÉS DE TENTÁCULOS!!! Bastet mía, los otakus van a orgasmar... Pero no es por ganarse nuevos fanáticos en Japón ni ná, eso es porque el símbolo de la organización SPECTRE es un pulpo, ¿eh? Nada de confusiones. (Por suerte el símbolo de SPECTRE es un pulpo, y no un, digamos, vampiro désos que se abren la blusa y les brilla too el costillar con la luz solar. Ahí sí que los créditos hubieran alcanzado cotas sublimes de ridículo). Salto a... Inglaterra. Tenemos a M, bueno, al nuevo M (ya saben si vieron la peli anterior) metiéndole traca a Bond por haber dejado Ciudad de México hecho unos zorros, y ahora sí que te vamos a tener bien vigiladito, leñe, que ya estamos cansados de tus postureos y espíritu yeberrde que dejan millones de dólares en taquilla. El caso es que Bond recluta la ayuda de Moneypenny y de Q (con la ayuda, por una vez en la vida, de su PODEROSO LÁPIZ, más o menos se insinúa... con Moneypenny, no se piense mal). El caso es que a Bond, la anterior M le ha dejado un video (porque de qué otra manera podríamos tener un cameo de Judi Dench, ¿eh?) en que le ha encargao seguir con una misión sobre la que en realidad nada habíamos escuchado en entregas anteriores porque... porque... porque las hacemos continuadas, pero en realidad nos estamos improvisando too sobre la marcha, ¿OK? De manera que tenemos a Bond otra vez sobre el terreno (por vez 24, en realidad, sin contar las no oficiales), otra vez persiguiendo a una misteriosa organización secreta de la que nadie sabe (como Quantum), que otra vez ESTÁN EEEEEEVERYWHERE. Bond is back... y por una vez en la vida, el Bond clásico y no esas cosas que eran-pelis-Bond-pero-no-parecían-pelis-Bond.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

El próximo año, en 2016, se cumplirán diez años desde que Daniel Craig fue presentado como el nuevo Bond, en "Casino Royale". Lejanos ya (y tristemente semiolvidados, por qué no decirlo) están los días en que Brosnan era Bond. Durante años ha existido polémica acerca del nuevo rumbo que ha tomado la franquicia con Craig. Cuando fue estrenada "Casino Royale", se prometió un reboot que era a su vez una actualización del personaje para el siglo XXI, después de la indiferencia que significó "El mañana nunca muere", las risillas que nos echamos con "El mundo no es suficiente" (Denise Richards como zentífica nuclear... esa sierra eléctrica en helicóptero...), y el bochorno general que significó "Otro día para morir". Y como "Casino Royale" resultó ser un thriller formidable, incluso con su argumento un ligerín ridículo (como lo dice Vesper Lynd: ¿se dan cuenta de que si el malo gana la partida de cartas, entonces el fisco inglés habrá financiado al terrorismo internacional?), entonces a explotar el filón hasta que revienten. En definitiva, lo que ha sido la era Craig es algo bastante alejado del Bond clásico, lo que ha dividido a los fanáticos: algunos lo aceptan como la evolución natural del personaje para sobrevivir en el siglo XXI, mientras que otros reniegan del Bond de Craig y quieren que Bond vuelva a ser más o menos el que era a finales del siglo XX, e incluso antes. Porque después de cuatro pelis y casi una década, a estas alturas lo que parecía ser un cambio transitorio, acabó asentándose como el nuevo Bond que es y seguirá siendo, aunque los fanáticos del Bond clásico se pongan a llorar. Bueno... ahora tenemos todavía OTRA peli Bond divisiva. La peli Bond que resucita a uno de los villanos más clásicos, en concreto la organización SPECTRE, miren qué suspenso, si hasta está en el título y too... y la peli Bond en la cual volvemos a aplicar la fórmula Bond clásica casi a rajatabla. Saludos y vítores por parte de los fanáticos de la vieja guardia (bueno, una porción de ellos, por lo menos), y pifias y rechiflas de los fanáticos del nuevo Bond que "ahora es sobre el personaje", "tormented is better", etc. Como sea, "SPECTRE" la tenía difícil por las altas expectativas que había dejado "Skyfall", la primera peli Bond en pasar la barrera de los mil millones en recaudación (y la segunda más taquillera de 2012, un tanto detrás de "Los Vengadores"), y saludada en gloria y majestad como la más grande peli Bond de todas blablablá (lo que no deja de ser raro, si se piensa que "Skyfall" en realidad es una deconstrucción del mito Bond, tal y como lo planteamos en su día, lo que hace sospechar que, muy en el fondo, muchos críticos estaban esperando la ocasión de una peli Bond que fuera una peli antiBond para echarse a la yugular de la franquicia). Con "SPECTRE", volvieron a encontrar el éxito: a un mes de su estreno ha hecho casi 700 millones de dólares de caja, lo que la hace la sexta más taquillera de 2015 y subiendo (y pasando por el costado a "Misión Imposible: Nación secreta", lo que resulta sintomático si se piensa que "Misión Imposible: Nación secreta" es prácticamente como sería la franquicia de Bond hoy por hoy si hubieran seguido con el tono más ligero de Pierce Brosnan en vez de ir darkier and edgier estilo Bourne y "The Dark Knight" con Craig). La crítica fue más displiscente, con algunos críticos que la odian, otros que la adoran, y otros repartidos a todo alrededor. Nada de mal, Mr. Bond. ¿La mala noticia? Se supone que aunque Craig había firmado para dos pelis (ésta y la eventual Bond 25), un cambio en el control de la franquicia podría hacer que Craig salga escopetado, y para la eventual Bond 25 recluten a un Bond nuevo. Lo que sería una lástima. Les tomó cuatro pelis reencontrarse con el tono de la franquicia, y ahora que ya tienen el rumbo... a cambiar de nuevo.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Después de tener cosas tan poco Bond como una peli sobre sus orígenes ("Casino Royale"), una peli de vendetta personal ("Quantum of Solace") y una deconstrucción completa de la franquicia ("Skyfall"), o al menos tan poco compatibles con el Bond clásico y tradicional, ahora tenemos... un experimento interesante. Exitoso en algunos respectos, fallido en otros, eso sí. Tenemos POR FIN una peli Bond que es realmente una peli Bond, algo que no teníamos desde "Otro día para morir", o sea, desde la era Brosnan. En ese sentido, no han faltado los que ha dicho que "SPECTRE" es rancia, anacrónica, etcétera. No, joer. No es rancia ni anacrónica. Lo sería si hubiera sido una copia al calco, lo que de hecho fue la era Brosnan (exceptuada "Goldeneye"), y que al final ha hecho que sus pelis hayan envejecido barbaridá. Pero no es una copia al calco, sino una mixtura entre... (¿mixtura, escribí? joer, que estoy poeta hoy día) ...la fórmula Bond clásica, y las adiciones y tics propios de la era Craig. No nos llamemos a engaño, el SPECTRE de la era Connery era una organización terrorista ya dedicada al comercio ilegal, de manera que el nuevo SPECTRE no es en realidad nada nuevo ni revolucionario, pero el tratamiento sí que es un poco más realista, menos over-the-top, con un cabeza también un poquito más aplomado que el antiguo Blofeld. Algunos problemas de las entregas anteriores han sido corregidos, en particular el exceso de angst de "Quantum of Solace" o las piruetas increíbles de "Skyfall" (¿arrojarle un tren encima a Bond? Seriously?). Curiosamente, vemos a Bond trabajando ya no solo, sino ahora asesorado activamente por unos Moneypenny y M más en batallón que nunca, lo que no se ajusta a la saga, pero igual es refrescante, y por lo tanto, eso suma. En ese sentido, en principio a lo menos, esta peli es un retorno en gloria y majestad de lo que siempre había sido Bond en el cine, pero adecuado a las modificaciones que fueron introducidas para el personaje durante la era Craig, en una afortunada síntesis de lo nuevo y lo viejo.

-- Uno de los aspectos más discutibles de esta peli, es que para Bond ES PERSONAL. Por regla general, Bond no suele funcionar muy bien cuando ES PERSONAL, y de ahí que las pelis con vendetta ("Licencia para matar", "Quantum of Solace") tienden a sentirse como no muy Bond. En la esencia de Bond está que 007 es justamente un funcionario "al servicio secreto de Su Majestad" como reza el lema, y si bien a veces puede hacerse personal (al final de "Al servicio secreto de Su Majestad" y el inicio de "Los diamantes son eternos", justamente), al final su lucha es por mantener al mundo seguro de las amenazas diabólicas de los villanos moviéndose en la periferia del sistema capitalista occidental (con martinis y mujeres, claro, porque por qué hacer el trabajo aburrido, ¿no?). Y entonces, ¿cómo reintroducen a SPECTRE? (((SPOILERS MASIVOS DE AQUÍ HASTA EL FINAL DEL PÁRRAFO, SPOILERS MASIVOS DE AQUÍ HASTA EL FINAL DEL PÁRRAFO, SPOILERS MASIVOS DE AQUÍ HASTA EL FINAL DEL PÁRRAFO))). Resulta que el líder de SPECTRE, Blofeld, es una especie de hermano adoptivo de Bond (en realidad el adoptado fue Bond y no Blofeld, pero ya me entienden). Y por lo tanto, la principal motivación de Blofeld a lo largo de la peli no es tanto apoderarse del mundo, como hacérselas pasar canutas a Bond. Bueno, igual tratan de que no se les vaya la mano: Bond entra en el radar de Blofeld con "Casino Royale", empieza a cobrarle interés en "Quantum of Solace", y parece haber orquestado todos los eventos de "Skyfall" (lo que en realidad es un absurdo, porque el plan de "Skyfall" es simplemente demasiado rocambolesco, aunque ayudaría a explicar cómo es que Silva logra descarrilar un tren que aparece desde la nada, si uno piensa que a lo mejor dicho tren formaba parte de un esquema paralelo de SPECTRE que Silva conocía, y que usó en su beneficio). Blofeld alega que toda la mierda por la que ha pasado Bourne, perdón, Bond, ha sido obra suya (lo que es un absurdo otra vez, así es que mejor nos lo tomamos como una pachotada de Blofeld, y en paz). ¿Es un giro interesante para el personaje, en esta nueva continuidad, o es un cambio absolutamente gratuito que destruye lo que era el personaje clásico? Esto en realidad es materia opinable. En lo personal me lo tomo con gaseosa porque estamos en una nueva continuidad, y por lo tanto no es necesario ser tan escrupulosos con el asunto porque, joer, para los que nos gusta la antigua continuidad siempre tendremos la antigua continuidad. Pero por otra parte, yo hubiera preferido que hubieran mantenido la enemistad de Bond con Blofeld en el terreno netamente profesional, o que se hubiera hecho personal en el curso de la peli porque "me mató a la chica o algo así" (lo que hacían entre "Sólo se vive dos veces", en donde era profesional, y "Al servicio secreto de Su Majestad", en donde se vuelve personal), que haberlo tornado una pelea tipo Caín y Abel. Pero eso es gusto personal. A lo mejor, hay audiencias que sí prefieren un Blofeld que se la tenga jurada a Bond por motivos personales, y no hay nada de malo en ello. Claro, eso sí... ¿alguien más piensa que esa miradita lánguida que le lanza Blofeld a Bond cuando lo ve con la chica, es de puro odio... o no habrá algo de despecho... digo yo...? Porque, leñe, tanto odio no es normal, viejo, hácetelo ver, hay algo ahí, una represión quizás, esa cosa incómoda que a lo mejor, si le hubieras dado una salida más normalita, a lo mejor ni te caes a la supervillanía y too... (((FIN DE LA ZONA DE SPOILERS, FIN DE LA ZONA DE SPOILERS, FIN DE LA ZONA DE SPOILERS))).

-- ¿La realización? Normalita. El guión en general no está mal (tampoco es para tirar fuegos artificiales, pero es que leñe, tampoco pretende serlo, si es una Bond al fin y al cabo), salvo por un acto final en que se nota que aplicaron reescritura a mansalva, porque joer con la caída de calidá, miren que la tontorrona se le ocurre irse a caminar por las calles de Londres en solitario y de noche y sin seguridá con SPECTRE dando vueltas allá afuera, seguro que dijo que es su derecho a no ser acosada y se rebela contra la sociedad heteropatriarcal que engendra violadores y tal... Sam Mendes sigue con el estilo más o menos contemplativo que inauguró en "Skyfall", seguimos teniendo esa cámara digital en donde notamos sólo a medias lo que ocurre (algo que resulta fatal para las escenas de acción, en particular las nocturnas, por supuesto), los paisajes siguen siendo tan suntuosos, la música de Thomas Newman está bien sin tirar fuegos artificiales... Puede afirmarse que la etapa Craig, estilísticamente hablando, hay una fase bornesca ("Casino Royale" y "Quantum of Solace") y ahora una fase darnái ("Skyfall" y "SPECTRE"). Considerando las cosas, y teniendo presente el auge de las pelis espaciales de SciFi hardcore ("Gravedad", "Interestelar", "The Martian"), y la tendencia de las pelis Bond a seguir las modas y corrientes, uno podría hasta suponer que la peli Bond 25 terminará siendo un remake de "Moonraker". Y si no, tiempo al tiempo.

IDEAL PARA: Ver la reconstrucción moderna (o posmo) y craiguesca del mito Bond.

jueves, 26 de noviembre de 2015

"Puente de espías" (2015).


-- "Bridge of Spies" (título original en inglés), "El puente de los espías" (título en España). Estados Unidos / India / Alemania. Año 2015.
-- Dirección: Steven Spielberg.
-- Actuación: Tom Hanks, Mark Rylance, Amy Ryan, Alan Alda, Austin Stowell, Scott Shepherd, Jesse Plemons, Domenick Lombardozzi, Sebastian Koch, Eve Hewson, Will Rogers, Dakin Matthews, Michael Gaston, Peter McRobbie, Stephen Kunken, Joshua Harto, Billy Magnussen, Mark Zak, Edward James Hyland, Mikhail Gorevoy.
-- Guión: Matt Charman, y Ethan Coen y Joel Coen.
-- Banda sonora: Thomas Newman.

-- "Puente de espías" en IMDb.
-- "Puente de espías" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Los 50s. No los 50s grasenpelo rebeldesincausas ni los 50s amo a Lucy. No, esos 50s más discretos y normanrockwellianos que no les da para vintage ni menos kitsch. Vemos a un espía haciendo... bueno, cosas de espías. No espía moderno de eso que te pegas un par de cables y bajas a robarte archivos en plan ¡¡¡TOM!!!, o como 007, sino... como esas pelis antiguas que hoy son tan reaburrías de ver, désas en que lo importante eran "los papeles". El caso es que hace un tiempo que el FBI le tiene echao el ojo al chato, que cae simpático y too porque hasta pinta cuadros, figúrense... haciendo bueno el tópico de que hay un rojito escondido en el corazón de todo artista, por supuesto. Resulta que va el FBI y pesca al espía pintor. Como hablamos de los '50s, la época en que usabas yersi rojo y te freían en la eléctrica por comunacho, ya vemos que el jodío está... pues eso, jodío. El caso llega hasta un bufetebogaos en donde, pa' sacarse el cacho d'encima, van y se preguntan quién es el abogao más aburrío que tienen, dicen "Tom Hanks", y dichohecho, le sodom... meten la carpeta del caso. No pa' que lo gane, qué va, si el jodío está jodío, ya lo dijimos, sino pa' salvar la cara del bufete, que el pobrenfeliz tuvo defensa y tal. (Los taraos no saben ná. Si querían un abogao que hiciera la peguita en silencio y se bancara la derrota y callao pa' la casa, no hubieran elegío al jodío Robert Langdon). El caso es que el Rob... perdón, el Tom Hanks éste es un abogao con... hmmmm... a ver, prepárense. Agárrense de la silla. ¿Ya, listos? ¿Bien? Allá va. El Tom Hanks es un abogao con CONCIENCIA. Joer, lo que me reí viendo eso en el cine. El Tom Hanks se propone como meta darle una defensa justa al jodío, y si lo puede librar de la barbacoa, pues lo saca, leñe, que no se ganó el título pa' forrarse de dólares sino para... para... para... parajuajajajajajaJAJAJAJAJAJA HAHAHAHAHA!!! Er... er... perdonen, es que... er... ¡¡¡¡¡¡WUAHAHAHAHÁ!!!!!! ¡¡¡¡¡¡WUAHAHAHAHÁ!!!!!! ¡¡¡¡¡¡WUAHAHAHAHÁ...!!!!!! Ay... ay... Spilbi, no sabía que se te daba tan bien la comed... er... ya... ya, creo que ahora sí puedo seguir. En fin. El Tom Hanks quiere ganar el caso porque LOS DERECHOS HUMANOS NO SON SÓLO PA' LA GENTE, SINO QUE PA' LOS RUSOSKAS TAMBIÉN. Irritación y fastidio de los abogaos del bufete. Y entonces comienza a prepararse lentamente la gran batalla legal en la cual veremos como los ideales de la libertad, la justicia, la democracia y los derechos humanos van a dar una fiera batalla en tribunales, alegato tras alegato, objeción tras objeción, testigo tras testigo, juez tras juez, jurado tras jurado, instancia tras instancia, en contra de la opresión, el fanatismo, la intolerancia y el odio irracional en contra del extranjero, del que es diferente, del que lucha por ideales que no son los nuestr... ¡Cómo! ¿Ya se acabó el juicio? ¿Y lo condenaron? Eh... eh... ¿Y mi batalla legal? ¿En dónde quedó mi batalla legal? ¡¡¡JOER, YO QUIERO MI BATALLA LEGAL!!! Er, joer, qué demonios, la peli se acabó, ya, me paro, me voy del cine antes de que los cretinos de los acomodadores vengan a echarme a escobazos, gato digno que uno es, y... un momento... ¿la peli sigue? Mierda. Mierdamierdamierda. Esto va a ser un latazo. Ya, el caso es que en el intertanto, se han tiroteado a un piloto yanketa en territorio soviético, y... Ah, por eso se llama puente de espías. Porque la cosa va de intercambio de espías en un puente. Pero si ésa era la cosa, ¿para qué me marearon toa la perdiz con el juicio y tal? Ah, porque la historia principal está un tanto escuálida, y había que rellenar. Joer, Spílber, eso no se hace, leñe. Con toda la admiración del mundo te lo digo, Stíf: te estás poniendo carca.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Steven Spielberg, uno de los nombres legendarios del cine, pero que admitámoslo, se está poniendo cistítico para dirigir, el hombre. Porque, veamos, en 2005 va y saca dos pelis en racha ("La guerra de los mundos" y "Munich"), luego pausa de tres para otra peli que, bueno, muchos no quieren acordarse de ella ("Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal"), luego otros tres años para dos pelis al hilo ("Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio" y "Caballo de guerra"), seguidas por una megaproducción histórica al año siguiente ("Lincoln"), y luego otros tres años de silencio hasta ahora, hasta "Puente de espías", que es una peli... ¿de alto presupuesto? ¿low-key? Ya ni sé, la verdá. Es de época y el prota es Tom Hanks, que ya había trabajado con el Spílber en "Atrápame si puedes" y "La terminal", así es que tiene que ser de alto porsupuesto, pero por otra parte se ve tan... no sé... ¿minimalista? En fin, en qué estaba. Ah, sí. El caso es que va el Spielberg y rueda esta cosa, con guión de los hermanos Coen con toda la improbabilidad del mundo, con su compositor habitual John Williams fuera de la partida por motivos de salud (comprensibles, el venerabilis ya tiene sus provectos 83 sobre los hombros), y reemplazado con Thomas Newman, famosillo ahora por "Skyfall" y "SPECTRE". Los intentos por llevar esta historia al cine databan desde los 60s, nada menos, y Gregory Peck hubiera tenido un rol en esos días, fíjense. Steven Spielberg se interesó en esta peli, quizás porque trata de DERECHOS CIVILES, un tema bastante caro en la filmografía spilberguiana, en particular si hablamos de derechos civiles judíos, pero vieran ustedes que hasta para los gentiles alcanza, como aquí por ejemplo (o a lo mejor el espía ruso era descendiente de azkenazis de la época del zar, a saber uno). La peli fue estrenada con salva de 21 cañonazos por parte de la crítica, que se volvió loquilla, aunque el público respondió a medias: costó apenas 40 millones, pero hizo apenas 85, o sea recuperó lo suyo, pero sigue siendo realmente una miseria tratándose del Spílber. Aunque considerando que 2015 ha sido el año de los espías en el cine ("Kingsman: Servicio secreto", "El agente de CIPOL", "Misión Imposible: Nación secreta", "SPECTRE"...), pues como que el mercado está un poco copado, ¿no? Bueno, en fin. A saber cuánta gente acabará recordando con cariño a esta peli, o transformándola en clásico de culto.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Pues, ¿qué puedo decirles? Supongo que podría decir que esta peli es buena. Al menos, no tiene defectos serios visibles. Buena historia, buena recreación de época, buenas actuaciones... En realidad nada que objetar por ese lado. El que tuvo retuvo, y Spielberg siendo el cineasta inmenso que es, tiene que gambarla mucho para que le quede una peli realmente mala. Si les gusta el thriller de época, pues estarán más que bien aquí. Y sin embargo... sin embargo... cómo decirlo... es algo en el aroma, en el ambiente. La peli trata de girar sobre un par de bases importantes. Por un lado debemos defender los derechos de todas las personas sin excepción (bueno, y gatos también, inclúyanme los desgraciaos), porque los tienen por el solo hecho de ser personas, y ser comunista comeniños no debería significar que vamos a privarles de derechos tales como la debida defensa en juicio. Por el otro, el hecho de que somos más iguales de lo que podría parecer, y de que habiendo conflicto como la Guerra Fría, ambos lados pueden hacer cosas igualmente honorables (los espías lo son, tanto el soviético como el yanketa que acaba capturao tras las líneas enemigas), como ser igual de prejuiciosos y prepotentes (la segunda mitad de la peli está dedicada a mostrarnos lo monstruosos y poco confiables que son los comunioskas, pero en la primera mitad hemos visto que los yanketas, tan liberales y democráticos ellos, en realidad son una manga de imbéciles prejuiciosos y paranoicos a quienes definitivamente NO quieres tener de vecinos). Todo eso muy bien. Salvo porque a la peli le falta garra y colmillo. No es que esperemos ver trepidantes escenas de acción porque esto no es 007 sino un thriller realista un poco en la vena de Le Carré (bueno, alguno en el público a lo mejor sí quería algo más bondesco, y de ahí el chancacazo en taquilla, pero los que sabemos, tenemos una noción de a lo que íbamos). Pero es que en realidad se siente más o menos plana de principio a fin. Un ejemplo: el juez en el juicio al espía soviético. En un par de escenas, vemos que el juez, en vez de ser un tipo recto e imparcial, es un bastardo prejuicioso y arrogante que definitivamente NO DEBERÍA ser juez porque hace lo que un buen tribunal jamás debería: ya tiene decidida la sentencia (condena, y ojalá a silla eléctrica que lo frían como huevos en omelé al desgraciao) en la cabeza antes de siquiera empezar el juicio. Pero luego, resulta que NO AHONDAMOS EN SUS MOTIVOS, cuando en realidad haber tenido una buena escena de éste debatiendo con Tom Hanks hubiera dado claves importantísimas acerca de por qué el Yueséi que nos muestran de los 50s es prejuicioso como lo es. Pero no: la peli nos muestra que los yanketas son prejuicios, y yastá, vamos corriendo con eso. ¿Cómo podemos enterarnos de que el punto de vista contrario está equivocado, SI LA PELI NUNCA NOS EXPONE EL PUNTO DE VISTA CONTRARIO EN PRIMER LUGAR...? Luego, en la segunda parte, vemos toda la negociación para sacar a los espías, y... bueno, vemos a Tom Hanks ir por acá, conversar aquí, ir para allá, conversar otro poco, y en general, todo con poca chicha y suspenso, en particular si se considera que Tom Hanks se debería ganar el Premio Oscar al Actor Más Aburrido de la Pantalla, si hubiera alguna categoría así (y probablemente la haya: oí que este año, el número de categorías sube a unos históricos 729, incluyendo el Oscar al Mejor Intérprete que Hace de Billy Cristal). Curiosamente, la peli ni siquiera intenta lanzarse de brazos abiertos hacia el MELODRAMA HUMANISTA como el mismo Spielberg lo hizo con "La lista de Schindler" y "Amistad", aunque considerando los resultados, particularmente de esta última, probablemente haya sido para mejor. O sea, en definitiva lo que tenemos es una peli como el alumno aplicadito de la clase al que te daban ganas de meterle collejas: bien peinadito, bien ordenadito, se hace todas las tareas y contesta todas las preguntas rematando las respuestas con un "señorita profesora", pero no te juntas con él ni de coña en los recreos porque es un aburrío. Viendo esta peli, es fácil preguntarse qué no hubiera hecho con este material un Clint Eastwood, por ejemplo, hombre al que no le tiembla la mano para hacer avanzar el argumento, caracterizar a sus personajes, y en general introducir varios guiños maliciosos y sutiles que están ahí puestos para que el espectador avisado termine de redondear el mensaje que le están pasaportando por debajo. Pero no tenemos a Eastwood sino a Spielberg. Y como decíamos, Steven Spielberg sigue teniendo todo el talento para rodar, pero lo que en definitiva le hizo verdadera falta aquí, es inspiración y algo de riesgo.

IDEAL PARA: Los que les gusten las pelis de espías antiguas de bajo tono, el cine de época, o Steven Spielberg en general.

domingo, 22 de noviembre de 2015

"Pasante de moda" (2015).


-- "The Intern" (título original en inglés), "El becario" (título en España). Estados Unidos. Año 2015.
-- Dirección: Nancy Meyers.
-- Actuación: Robert De Niro, Anne Hathaway, Rene Russo, Anders Holm, JoJo Kushner, Andrew Rannells, Adam DeVine, Ilan Krigsfeld, Zack Pearlman, Jason Orley, Christina Scherer, Nat Wolff, Linda Lavin, Celia Weston, Steve Vinovich.
-- Guión: Nancy Meyers.
-- Banda sonora: Theodore Shapiro.

-- "Pasante de moda" en IMDb.
-- "Pasante de moda" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Robert DeNiro está jubilao, y se aburre una barbaridá, lo que es lógico considerando que LLEVA VEINTE AÑOS RODANDO MIERDAS EL JODÍO. O más. Ya ni sé. El caso es que está haciendo una actividad tan mariconaza como el tai-chi, tiene una vejetamerda que lo acosa la muy chupóptera, y... descubre un anuncio en que están llamando a internos de la tercera edad porque... pq... pq... porque o si no, no hay peli. El caso es que va y... lo contratan... porque o si no, no hay peli. La empresa es una de esas noveles realizaciones hipster, que vende ropa por interné. Y lo asignan a una jefa mujé, que es la jefa más requetejodía que hay. ¿Miranda Priestly? No, señores, Anne Hathaway, que como jefa puede dejarte sin paga seis meses de sueldo, y con esos ojitos de perrita choca hasta la perdonas y too, pobrecilla. Así es que, puez de entrá, va y que la chica es... un poco... no sé... la clase de persona que te dice in ya feis ándate-a-la-mierda, pero con palabras tan amables y un trato tan cariñoso, que si protestas eres la más peor mala persona del mundo, y te tienes que tragar la ira-rabia-frustración blablablá, porque, joer... Anne Hathaway. La chica que le mete un escopetazo a Bane y lo mata, y aún así, si Bane se ofende, el mala junta es él, mira tú. El caso es que nuestro interno de la terc... Robert DeNiro, ¿no? Bien, el caso es que nuestro interno de la CUARTA edad, va y observa, y no hace ruido, y en general ni derechos laborales ni monsergas, sino que puro trepismo del duro, del que se mueve sinuoso per aquí per allá y a la primera, ¡zuácate! Esa primera es cuando un mueble desordenao, él va y lo limpia porque... ¿alguien que me diga cómo es que se juntó tanta mugre sobre un escritorio, en primer lugar? ¿Que no tienen personal de limpieza, ni asignaron a nadie a limpiarlo? Joer con la efizenza, si se lo están buscando. ¿Qué se están buscando? Puez que a la empresa la intervenga un CEO. O sea, han crecío demasiao rápido, es un sitio de venta de ropas por esa cajita mágica llamá interné, y se necesita ALGUIEN CON EXPERENZA para que el asunto no se descarrile. Y bueno, ahí está el bueno de De Niro para mostrar como se hacen las cosas. ¿A la antigua, a lo mero masho? Bien, sí... y no. Como un gentleman, eso es. Y bueno, el De Niro se hace amigo de la Hathaway, y ella descubre que necesita un poco de autoconfianza, en particular con el calzonazos merda que tiene de pareja, un dueño de casa que no tiene ni la chispa ni el carisma de Tony Danza en los 80s, y... bueno, eso es. Peli pa' chicas, quelevamo hacé.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Un momento... ¿Que la Nancy Meyers no se había muerto? Ah, no, perdón, ésa era Nora Ephron. Es que es fácil confundirlas. O no tanto, ahora que lo pienso. Ambas hacían pelis similares, pero la Ephron era más pastelosa. La Nancy Meyers tiene poquita filmografía, y me cabe entera aquí: "Sopa de gemelas", "Lo que las mujeres quieren", "Algo tiene que ceder", "Vacaciones", "Enamorándome de mi ex", y ésta que nos ocupa. O sea, la chica no siempre estará a la altura, pero el nivel es de decente para arriba (bueno, "Enamorándome de mi ex"... es discutible). Después de seis años, regresa a las pantallas con un tema que hoy en día es candente: ¿qué hacemos con la tercera edad? ¿Les subimos la edad de jubilación para que la seguridá social no quiebre? La respuesta de esta peli: enfáticamente sí. Qué se creen, jubilados vampiros que viven a costillas del resto de la sociedad, ¿creen que por tener salud declinante y una vida entera de esfuerzo y sacrificio para atrás, tienen mejores derechos que nosotros? ¡Que se jodan, que para eso viven en un mundo neoliberal! ¡A trabajar hasta que mueran, y después, que donen los órganos que aún vayan sirviendo! El caso es que esta peli fue un éxito absoluto: con 35 millones de inversión, hizo 183 millones de utilidades, lo que no deja de ser. Una vez más, a ver si aprenden: si le dan luz verde a pelis que descansen en la historia y los actores se ahorran un pastón en FXs, y no tienen tanta presión por hacer caja, ¿lo pescan? ¿No? Pues qué mal, cuando tengan el próximo "Lone Ranger" entre las manos...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Tener a Anne Hathaway en un chick flick de tipo ambiente laboral, ya de entrada tiene un aire a secuela de "El diablo viste a la moda", e incluso el propio título traducío al espaldamojadés trata de jugar al equívoco. Leñe, incluso el inicio de la peli, con Anne Hathaway siendo anunciada como la jefa más-peor-de-lo-peor, casi es como tratando de evocar los manes de esa insigne peli con el triángulo Strip-Hathaway-Blunt, sólo que con Anne Hathaway pasada al lado oscuro de la Fuerza cual Luke Skywalker en "Imperio Oscuro". Pero la sangre no llega al río, y al final, resulta que la peli es de lo más amable y tal. La Hathaway es un poco pelmaza, pero too en clave de comedia amable, así es que no es pa' tanto. La peli no tiene en realidad un argumento propiamente tal, y a ratos recuerda hilarantemente a una versión younger-and-hipster de "Conduciendo a la señora Daisy", con un Robert DeNiro como un Morgan Freeman in white, y una Anne Hathaway (mucho más ngrrrrññññggg hot que la Jessica Tandy, que en paz descanse la veterana. Pero los dos, la Játaguai y el Deniro, tienen una química excelente, hasta el punto que uno se pone a temblar cuando se piensa que las primeras opciones eran Jack Nicholson y Reese Whiterspoon, grandes los dos, pero que... no hubiera sido lo mismo. Joer, después de ésta, y luego de haber hecho churretecientos roles para la mierda, Robert De Niro podría pensar en retirarse, con el poquito de dignidá que se ganó aquí. O sea, hubiéramos tenido una peli segura ganadora jugando dentro de su propio terreno y tal... salvo porque JOER LA PELI FEMINAZI. Porque la Anne Hathaway no será la peor jefa del mundo y tal, pero que es una petarda de cuidao, sí que lo es. Porque resulta que es una egocéntrica merda que so pretexto "soy hipster, emprendedora y mujé modéna", no mira a nada ni a nadie: está 24x7 pegá al táble o al compu, apenas presta atención a la familia, no tiene idea de quiénes son sus empleados, o sea, una borde de cuidao. Hasta ahí, no hay problema. El problema es que la peli se empeña por todos los medios en decirnos que ELLA ES LA BUENA, que ELLA ES UN MODELO A SEGUIR, y todo eso. Vale que la Anne Hathaway hace un gran trabajo con eso, con esos ojazos grandes, esa boquita grande, esa delant... er... todo eso que hace que nos enternezcamos y too, pero es que... joer... sigue siendo una petarda al final del día, y la peli trata todo lo posible de que la veamos como LA BUENA porque, bueno... pobrecilla, si tiene los ojazos grandes, la boquita grande, la delant... er... Ya a mitad de peli (((SPOILER GRUESO AQUÍ, SPOILER GRUESO AQUÍ, SPOILER GRUESO AQUÍ))), cuando se descubre que el maridito alfombra que se gasta en realidad se la pega con una chica que lleva a la hija al mesmo colegio que la hija propia, puez qué decir... no es que la Hathaway se lo tenga merecido, pero... las chicas del público van a decir que "híjole malombre el cabrón jopú, HACELE ESO A LA HATHAWAY QUES TAN TERNA COMO YO", pero los chicos del público van a decir que "bueno, si a ella no la veo en too el día, yo me desgasto en la casa (porque el jodío es de esos papis modernos que se quedan en la casa mientras la mujercita trabaja, hipster 100% el jodío), cuando ella llega no se despega del table, nunca tenemos tiempo para vida en común y además no hay sexo ni ná", pues joer, que está cantao. Y pa' colmo, dezpué de que la chica dice que "es mi culpa, nunca debí ser empresaria", y el De Niro le dice que "oye, no renuncies a lo que construiste, eres mujer, yo soy hombre a la antigua pero SOY FEMINISTA LO MISMO PORQUE SOY PERFECTO", ella ¿qué hace? La peli curiosamente acá, después de ser FEMINAZI, se da la vuelta en 180 y se vuelve MACHISTA (sí, joer, peli feminazi-vuelta-machista-retrógrada), porque parece que opciones intermedias no existen. O sea, la Hathaway debe decidir entre su empresa o su familia. Porque, bueno... en estas pelis, es a las minas que les plantean la dicotomía "o tu familia o tu empresa", mientras que a los hombres no, o sea, machismo puriduro aquí. Porque, y esto la peli lo mete bajo la alfombra... parece que DELEGAR NO ES UNA OPCIÓN. Sí, joer. Chica, si no te la puedes a tope, entonces DELEGA, joer. Que para eso tienes el peazo becario que TRABAJÓ 40 AÑOS Y TE ESTÁ SALVANDO LA EMPRESA, leñe. O si no, TIENES LA SECRE QUE ESTUDIÓ ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS Y ESTUVO FIEL CONTIGO DURANTE TODO EL TIEMPO EN QUE SUBIÓ LA EMPRESA. Pero no, miren ustedes, eso no sería dramático, así es que too eso bajo la alfombra, y "oh, qué dolor, empresa o familia, ¿qué hago? ¡Soy mujer, no puedo compatibilizar ambas cosas!". Y en medio de esa disyuntiva (artificialmente) imposible... va y resulta que se soluciona todo gracias A ÉL, porque ES ÉL quien tiene que admitir culpa porque ha sido un cabrón malombre incomprensivo blablablá (cosa que es cierto, no vayan a decir que defendemos al tipo, que por último si no fuera culpable de caer en la tentación de la infidelitá, sí que es culpable de haber sido un POCA COSA en vez de tener los mashos bien puestos y haber llamao a su mujercita al orden primero), pero, ¿ella admitir su responsabilidad? ¿Ella admitir que a él ni lo mira, ni le hace caso, ni nunca lo felicita por ná, ni se desprende cinco segundos de la empresa para hacer un poquito de vida de familia? Ni de coña. ¿Demasiado exagerado como lo veo? A ver, les voy a contar la misma historia, la exactamente mesmita, pero en reversa, con los sexos cambiados: ella se queda en casa mientras él funda una gran empresa de interné, y ella, aburría de que el hombre se la pase too el día en la pega y en la noche en el compu con la pega, va y se la pega a él con otro, pero resulta que al final de la peli, es ella la que tiene que decir que se equivocó por gorrear a su hombre, porque ese hombre antipático e insensible en realidad se estaba matando trabajando por los dos y se merece toíta la comprensión (en vez de que, digamos, él delegue, o él le preste atención a ella, etc.). Esa historia que acabo de referir, suena a panfleto machista, ¿no? (y lo es, por supuesto). Pero la historia de esta peli es la misma, pero con los roles cambiados, y nadie dice que sea un panfleto feminazi ni mucho menos, ¿no? Doble estándar que le dicen. Y qué puedo decir... con ese doble estándar que destila esta peli, yo no puedo. Y si no simpatizo con la personaja principal, pues... lo siento, pero la peli se me viene abajo. (((FIN DE LA ZONA DE SPOILERS, FIN DE LA ZONA DE SPOILERS, FIN DE LA ZONA DE SPOILERS))). De manera que, ¿vale la pena? Depende. La química entre la Hathaway y el De Niro es notablemente buena, y hace mucho por una peli que, bien mirado, no tiene en realidad otro argumento que ver a los dos interactuando escena sí y escena también. Por otra parte, los tintes feminazis que tienen la peli... que después, los opuestos se tocan, se vuelven tintes machistas... ¿estás OK con eso? Bueno, entonces adelante. Pero después no digas que no te lo advertimos.

IDEAL PARA: Feministas abusahombres de corazón.

jueves, 19 de noviembre de 2015

"Rocky IV" (1985).


-- "Rocky IV". Estados Unidos. Año 1985.
-- Dirección: Sylvester Stallone.
-- Actuación: Sylvester Stallone, Talia Shire, Burt Young, Carl Weathers, Brigitte Nielsen, Dolph Lundgren, James Brown.
-- Guión: Sylvester Stallone.
-- Banda sonora: Vince DiCola.

-- "Rocky IV" en IMDb.
-- "Rocky IV" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Rocky es el campeón, está forrado en washingtoncitos verdes, y le celebra cumpleaños a su viejo amigo Paulie, quien ha sobrevivido a todas las pelis de la saga sin morirse, y ya sabemos lo importante que es no morirse para ser un sobreviviente. Habiendo pasado un buen rato de película con escenas entrañablemente familiares (lo de "entrañablemente" fue puro sarcasmo: estoy seguro de que todos amamos las de Rocky por el punch-punch sobre el ring, no por la moralina familiar), aparecen los rusos. Viene Iván Drago, una máquina de matar entrenada con lo que en 1985 pasaba por ser la última chupitecnología médica deportiva. Apenas los rusos ponen la planta del pie en the beloved America, Apollo Creed se pone nervioso, y a pesar de estar cinco años retirado, porfía en que podrá vencer al ruso, a pesar de que el boxeador que llegó del frío tiene algunas obvias ventajas comparativas: es más alto, más fuerte, tiene más musculatura, y además, es rubio (Apollo Creed no parece haberse enterado de que en las pelis heroicas yankis, el negro siempre muere). Pasa la secuencia obvia: Creed reta a Drago y lo insulta, y en respuesta, el kamaradoski Drago tumba a Creed tan tumbado, que lo deja bajo un precioso monolito de piedra, durmiendo tranquilamente el sueño del que no se regresa. Ahora es Rocky Balboa el mosqueado, porque oiga usted, es que el ruso le ha matado al personaje más carismático de toda la saga, y como le ha robado la mina de oro, hay que castigarlo como sea. Comienza entonces a entrenar, en una secuencia kitchmente parodiada en "Padre de familia", en medio del hielo, ante el más que comprensible cabroneo de su esposa, harta de que su maridito esté siempre a punto de dejarse matar la escondida neurona funcionante en ese cerebrito, mientras que el ruso, puro músculo y máquina, se dedica a lo mismo. El duelo final se resolverá en Rusia, con canciones en plan tovarich, y digámoslo de una vez: Rocky le gana a Drago por los puños, y al Politburó con un discurso tan bonito, que uno se pregunta cómo se tardaron cuatro años más en echar abajo el murito ése en Berlín.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Es la Era Reagan. Lo que había partido en "Rocky" como una historia de autosuperación personal y reforcilamiento en el espíritu americano del self made man (e incluso cierta CRÍTICA del espíritu americano del self made man), se transforma en patrioterismo ramplón. Rocky ha triunfado tanto, ha dejado de ser un pobretón y ahora vive en un verdadero palacio, que no puede menos que ponerse al servicio de la sacrosanta causa del Destino Manifiesto. ¡Y de qué manera! Ni Rambo tuvo tanto éxito contra los rusos: mientras que éste desinfectó Vietnam y Afganistán, Rocky consiguió nada menos que asestar un uppercut en la mismísima Moscú, la fortaleza sagrada del Imperio Soviético. Y ni hablar del discurso final, una prueba de que el agradecido semental italiano sí que entiende bien las lecciones de democracia y libertad, no como los rusos cargados de odio e incomprensión hacia los egregios valores patrios estadounidenses (aunque ambos las impongan a puñetazo limpio, pero es que oiga usted, el fin justifica los medios)... Pero no se crea que la peli es aburrida. Todo lo contrario. Es tan abiertamente patriotera, y su discurso está plagado de tanta basura (y los malos son tan arios, rubios Drago y la noviecita), que cuesta no verla con una risotada. O por lo menos, eso en las secuencias donde no aparece el insufrible robot-san como la joyita de lo que los americanos podemos hacer o comprar (trabajo e investigaciones nipones mediante, claro está).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Es un fiel reflejo de lo más bajo y chovinista de la mentalidad yanki del Destino Manifiesto. Se encuentra en un estado tan puro y prístino, que cuesta encontrar un mejor exponente. "Rocky IV" debería ser material obligado de estudio para todos los historiadores del siglo XX: explica la visión de mundo yanki de la Guerra Fría mucho mejor que una docena de sesudos estudios sobre historia de las mentalidades. Por supuesto, esto no lo hace una mala peli, simplemente una representativa de sus ideas. Y como lo decíamos, se perdona por lo hilarante del concepto, claro está. Porque nos gusta tan poco la mentalidad yanki, que tienen que usar drones para imponerla, cuando si fuera tan bueno ser o pensar como yanki, iríamos toditos en masa a aceptarlos como nuestros nuevos mesías amén, ¿no?

-- Es una película entretenidísima. O sea, es una de boxeadores. Y uno de los boxeadores muere. El resto es el inevitable relleno, porque si viéramos colosos de músculo batiéndose a mamporro limpio durante hora y media, pues sería un latazo, pero lo que aparece, aparece bien. Y ya que estamos... con la muerte de Apollo Creed. Con matar a ese personaje, Stallone prácticamente se fusiló la saga completa. "Rocky V" no es mala porque Rocky vuelva a ser pobre o porque esté escrita por Sylvester Stallone, lo es porque no aparece Apollo Creed a revolver el cotarro. Tuvo que pasar década y media antes de que llegara "Rocky Balboa" a aliviarnos de nuestro sufrimiento, y aunque en cierto sentido "Rocky Balboa" es un remake más melancólico y tipo western crepuscular de la seminal "Rocky" de 1976, no es menor que justamente se echa de menos la presencia de Apollo Creed.

-- Fue la peli que lanzó a la fama como duro a Dolph Lundgren. Antes había actuado en "En la mira de los asesinos", pero aquí es donde se cubrió de gloria. Luego vendría ese estado que no es ni éxito ni decadencia, sino un poco de los dos: "Amos del universo" (¡en donde interpretó a He-Man!), "Escorpión rojo", "El Castigador" (la primera versión de The Punisher, antes de la peli del 2004), "Angel negro", "Masacre en el barrio japonés" y "Soldado universal". Bueno, al menos tuvo pega después en "The Expendables" y secuelas. También propulsó a la fama a Brigitte Nielsen ("Sonia la Roja", "Cobra", y "Un detective suelto en Hollywood II"), con una efímera carrera que duró lo que fue la señora Stallone (antes de lo-que-se-dice pasó con la secretaria y tal... rumorología de Jólivu que no repetiré aquí).

-- Aparece James Brown con espectáculo Las Vegas' style, cantando la emblemática "Living in America". Sale sólo cinco minutos, y roba tanta cámara como la totalidad de las lacónicas intervenciones de Drago, eso es decir.

IDEAL PARA: Divertirse con una de boxeadores atizándose con pasión por AMERICA FUCK YEAH!!!

miércoles, 18 de noviembre de 2015

"Rocky III" (1982).


-- "Rocky III". Estados Unidos. Año 1982.
-- Dirección: Sylvester Stallone.
-- Actuación: Sylvester Stallone, Talia Shire, Burt Young, Carl Weathers, Burgess Meredith, Tony Burton, Mr. T, Hulk Hogan, Ian Fried, Al Silvani, Wally Taylor, Jim Hill, Don Sherman, Dennis James, Jim Healy.
-- Guión: Sylvester Stallone.
-- Banda Sonora: Bill Conti.

-- "Rocky III" en IMDb.
-- "Rocky III" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Han pasado tres años desde que Rocky Balboa conquistó el título mundial de peso completo de boxeo barriendo con Apollo Creed sobre la lona (ups, spoiler de la entrega anterior... ¿debí avisar...? ¡Por supuesto que no, leñe, si ustedes ya han visto esta ochentada como 50.000.000 de veces, y están leyendo este comentario únicamente por el placer de tener una nueva entrada escrita por vuestro seguro servidor el General Gato!). En fin, Rocky Balboa ahora es el campeón, y es tan campeón y too, que se presta para eventos benéficos como luchar contra Hulk Hogan (seriously), al tiempo que Filadelfia le erige nada menos que... ¡una estatua en vida! Pero no todos están contentos. La señora ahora tiene familia y como que empieza a preocuparse un poco por Rocky. El hermano de la señora le empieza a cobrar envidia porque es un fracasado y el tipo al que antaño vio arrastrarse por los lodos ahora está triunfando. El manejador está descontento porque todo ahora alrededor de Rocky es un payaseo monumental. Y viene todavía lo peor: Clubber Lang, un boxeador con una boca de vertedero municipal que acusa a Rocky de ser un pussy porque no se mide... ¡con él! Rocky Balboa se ha adocenado y amansado, y Clubber Lang... HE WANTS IT ALL!!! Por cierto, para añadirle más al asunto, Clubber Lang viene interpretado por Mr. T. ¿Se medirá Rocky con Mario Baracus...? Por supuesto que sí, o no habría peli. ¿Es una decisión sensata? Vamos, díganlo conmigo... I PITY THE FOOL!!!

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Franquicias. Un fenómeno casi inexistente antes de los '80s (salvo la de James Bond, claro, que prosperó y siguió viva por una serie de anomalías, incluyendo algo tan extraño como un productor con visión y dispuesto a tomar riesgos), pero que "La guerra de las galaxias" había puesto de moda con el enorme rompehielos que fue "El Imperio contraataca" (y venía, claro está, "El regreso del Jedi", porque teníamos qué saber qué iba a ocurrir con el bueno y congelado de Han Solo). Pero probablemente nadie estaba pensando en una franquicia sobre un boxeador casi acabado, porque eso era Rocky Balboa en la primera y seminal "Rocky". Pero bueno, la peli fue un exitazo de taquilla, y además se erigió con el Oscar a la Mejor Película de 1976 ("Rocky" era buena, vale, pero el premio quizás estuvo mal adjudicado si pensamos que en esa categoría competía ese año contra "Todos los hombres del Presidente", "Esta tierra es mi tierra", "Network: Poder que mata" y "Taxi Driver"...), por lo que al tiempito salió la secuela, "Rocky II". Y claro, ni qué decirlo, "Rocky II" también fue un taquillazo, así es que, ¿vamos a por la tercera? El problema era el mismo de "Toy Story 3" y "La era del hielo 3": ¿sobre qué? Y si dichas terceras partes arrojaron por la borda algunas premisas de sus dos antecesoras para consolidarse con independencia de ellas, en "Rocky III" eligieron seguir la historia del boxeador que ya venía retirándose de la primera (si esto ya se parece al Jigsaw de "El juego del miedo 3"), ahora enfrentándole a un nuevo contendor. O sea, en "Rocky III"... ¡Rocky Balboa pasa a ocupar el lugar de villano que Apollo Creed tenía en las anteriores! Nada de raro entonces que "Rocky III" marque un significativo descenso de calidad en la saga, que se acentuaría con "Rocky IV" (mala-pero-divertida) y "Rocky V" (mala sin paliativos), hasta llegar por fin a "Rocky Balboa", el digno cierre de la saga como un todo... eso hubiéramos escrito hace algunos años atrás, aunque ahora que viene "Creed"... Bueno, al menos tuvieron el gusto de llamarla "Creed", porque de seguir sacando secuelas, íbamos a tener un despiporre de números romanos estilo el afiche de "Rocky XXXVIII" que aparecía en "Y dónde está el piloto 2"...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Partamos por las malas noticias. Frente al duro y frío realismo setentero de "Rocky" y en menor medida "Rocky II", la primera entrada de la franquicia en los '80s marca también un cambio de espíritu y de rumbo: en "Rocky III" asistimos al triunfalismo más desaforado y una trama estrambótica y casi de comic book como reemplazo. Con música ochentera (Survivor incluido) en reemplazo de la onda disco setentera. Bueno, Sylvester Stallone ha escrito todas las de Rocky, y ya en "Rocky III" no era el muerto de hambre tratando de triunfar en Hollywood que era en "Rocky", sino toda una superestrella (venía de rodar su otro gran exitazo que es "Rambo"), y eso en el guión se nota. Donde antes el drama salía de la situación desesperada del protagonista y su lucha contra el entorno, ahora tenemos MELOdrama de reemplazo (ese pobre Mickey...). Además, el antiguo villano Apollo Creed ahora aparece devenido en compañero del héroe, permitiendo de paso escenificar alguna que otra curiosa escena filogay... ¡Una saga ganadora del Oscar, devenida en culebrón venezolano! La peli cuenta con buenas ideas, sí, pero se encarga de cepillárselas con eficiencia superlativa. El concepto de Rocky peleando contra otro boxeador que es un poco lo que él mismo solía ser, tenía su miga de interés y hubiera dado para drama del bueno, pero el guión lo resuelve de manera tontísima haciendo que Clubber Lang sea un bocón malhablado que nos caiga mal, para que nos pongamos de parte del caballeroso y buen chato Rocky Balboa. Por todo lo anterior, "Rocky III" debería ser una mugre infecta... y vieran ustedes que no... Tampoco es una gran peli. Y de hecho, si han visto "Rocky" y "Rocky II" y ninguna otra, no necesitan seguir más allá (bueno, quizás "Rocky Balboa"). Pero el dinero queda salvado gracias a la estupenda dirección de Sylvester Stallone. Lo he dicho una y otra vez, y lo volveré a decir: el hecho de que Sylvester Stallone haya hecho a un montón de personajes cerebromúsculos nos hace pasar por alto el hecho de que, sentándose tras la cámara, Stallone suele ser bastante eficiente, contando sus historias de manera directa y envolvente. No va a pasar a la historia como un Hitchcock o un Kurosawa, pero tampoco deberíamos reconocer que si el cine es el arte de contar buenas historias con imágenes en movimiento, Stallone es un buen storyteller, y aquí en "Rocky III" lo confirma una vez más. Porque a pesar de que la trama es de cómic y a veces linda en lo absurdo (¿Sylvester Stallone contra Hulk Hogan...?), llega un minuto en que queremos que Stallone se pare de nuevo, se ponga guapo, y le cierre la estúpida bocota a Clubber Lang (¡oh, por favor, Mr. T, perdóneme por lo que acabo de escribir...! ¡Apiádese de este pobre tonto!). Y al final del día, eso es tan cine como los berrinches filosóficos y culturetas de otros realizadores. Además, vamos... Es cuestión de ver el afiche... ¿alguien que se siente a ver esta peli, puede legítimamente decir que venía engañado...?

-- "Eye of the Tiger", baby!!! "Eye of the Tiger"!!!

-- El final. Es un final simple y quizás no demasiado emotivo, pero hubiera sido perfecto y redondo para la saga como un todo. Pero claro, money talks...

IDEAL PARA: Divertirse un rato viendo machos aporreándose entre sí.

martes, 17 de noviembre de 2015

"Rocky II" (1979).


-- "Rocky II" (título original en inglés), "Rocky II: La revancha" (título en México). Estados Unidos. Año 1979.
-- Dirección: Sylvester Stallone
-- Actuación: Sylvester Stallone, Talia Shire, Burt Young, Carl Weathers, Burgess Meredith, Tony Burton, Joe Spinell, Leonard Gaines, Sylvia Meals, Frank McRae, Al Silvani, John Pleshette, Stu Nahan, Bill Baldwin, Jerry Ziesmer.
-- Guión: Sylvester Stallone.
-- Banda sonora: Bill Conti.

-- "Rocky II" en IMDb.
-- "Rocky II" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Rocky ha conseguido sobrevivir a la gran aplanadora que es el Campeón Mundial Apollo Creed. No ganó, y Apollo retuvo el título, pero aún así falta algo, no se siente como si hubiera ganado... Si tan solo no siguieran llegando esas malditas cartas tipo "eres basura, Apollo, ese Rocky te desfloró la jeta en gajos, Rocky wins y tú apestas", quizás podría dormir más tranquilo... Entretanto, Rocky le ha prometido a su adorada Adrian que nunca más, no volverá a pelear, todo eso se acabó. Adrian está muy contenta, porque ahora el Semental Italiano la inseminará sólo a ella, y no andará por ahí en actividades bolsoeróticas con un putchinball o con un saco de arena. Pero Rocky es un cabezota, si hasta parece jugador de la Selección Nacional de Fútbol de Chile, y decide empezar a gastarse toda la pasta. Resultado: vuelve a la casilla 1. Tiene que recurrir entonces a actividades tan vergonzosas como vestirse de primitivántropo y meterse en una jaula con chicas de diminutos atuendos para promocionar una colonia de marca X. Intenta regresar a sus viejos trabajos, pero todo es en vano. Todo eso, mientras Apollo Creed le sigue buscando cosquillas, hasta que lo reta de nuevo, a la revancha, para que quede claro que él, Apollo Creed, es el machito, y lo de Rocky fue puro exceso de autoconfianza. El viejo Mickey dice que sí, que vamos a partirle la cara a ese maldito nigga (lo de "maldito nigga" lo he puesto yo, por siaca), pero Adrian, que ahora está preñada, dice por primera vez en la saga (y vendrán más veces) aquello de que no, de que prometiste, de que te van a matar... Rocky, insensible a los ruegos de su mujercita, empieza el entrenamiento, pero no se concentra, porque él, que tan machito se veía, en el fondo es un mamis que necesita del consentimiento de su mujercita. El tiempo se agota, Apollo Creed está preparándose para asar a la parrilla a nuestro buen Rocky, y ahora sólo un milagro podrá salvar a nuestro esforzado héroe de caer, esta vez de manera definitiva...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Resulta curioso que los grandes controladores de Hollywood, siendo las langostas bíblicas que son, no hayan descubierto antes el verdadero poder de las secuelas para construir franquicias. Y ejemplos habían. No sólo estaban las pelis de James Bond, que para 1976 sumaban ya casi una decena ("La espía que me amó" es la décima, y es de 1977). También estaban las clásicas pelis de monstruos, como la gran "La novia de Frankenstein", que resultó ser mejor que el "Frankenstein" original... (al menos, más ajustado al espíritu de Mary Shelley). ¡Diablos, si hasta "El Profesor Boligoma" había sacado secuela! Pero hasta el momento, la secuela era algo que se sacaba para alargar un poquito más las utilidades. Nadie pensaba en serio que las secuelas pudieran ser un negocio incluso mejor que el original, y aún más lejos estaba de la mente de los productores armar trilogías, precuelas, etcétera. Hasta que "El Padrino II" se forró de premios y buenas críticas, ganando fama de ser mejor que la original (algo que es bastante discutible, por cierto, a contrapelo de lo que digan los culturetas, que de todas maneras, como rutina, suelen estar equivocados). Lo que tanto James Bond como "El Padrino" y "Frankenstein" tenían en común, de todas maneras, era estar basadas en historias anteriores. "Rocky" seguramente es la primera película con guión completamente original, no basada en una novela o relato anterior, que tuvo su propia secuela de alto presupuesto, destinada a repetir el éxito (ya mencionamos el caso de "El Profesor Boligoma", pero eso fue casi un chiripazo, y no dejó consecuencias). "Rocky II" abrió así una espita muy peligrosa. Junto con "Superman II" y "El Imperio contraataca", enseñaron a los productores que las secuelas no eran simples exploits, sino que servían para construir franquicias que eran muy rentables, básicamente porque a la larga, la gente las iría a ver sí o sí, si es que la primera era exitosa, y aunque la segunda fuera mala, irían a la tercera igual, "por si mejora"... Y así van robándonos dinero de los bolsillos, malparidos. Gracias a "Rocky II", los productores hollywoodenses aprendieron a crear secuelas de "Shrek" o "Los piratas del Caribe: La maldición del Perla Negra", y así es como hemos padecido desde entonces...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Es en general una buena película. Aunque por desgracia, no consigue desprenderse de su carácter de secuela, siguiendo rigurosamente las líneas argumentales planteadas en la primera parte, de manera que si no viste "Rocky", mejor no veas "Rocky II" (a diferencia de "Rocky III" o "Rocky IV", que son perfectamente visibles por separado de las otras... "Rocky V" no, ésa es inmirable). El problema es que "Rocky" era de por sí notablemente buena, y eficaz en entretener a la audiencia, sin otra pretensión, y por ello, siendo mejor que muchas pelis culturetas que van de pretenciosas por la vida, y que se les ve escandalosamente el plumero. Hacer una secuela que se pudiera tan solo igualar a "Rocky", ya no digamos superarla, era tarea titánica. Y no se diga que no lo intentaron. Como he defendido en otras ocasiones, sin ser un gran artista cinematográfico, Sylvester Stallone es muy eficaz contando historias, apelando a ciertos resortes narrativos básicos y explotándolos al máximo, sin pretender ser bigger than life, y por eso con muchos mejores resultados que otros que tratan de exhibir patente de artista, en vano. Stallone hizo la secuela, y sin alcanzar la maestría de Avildsen (que por otra parte es un director más bien chato, que con "Rocky" y "Karate Kid" después acertó a ponerse en trance con los dioses del cine y parió sendos rubicundos bebés fílmicos), lo hace bastante bien. Podría haber optado por convertir a Rocky en un personaje heroico y cosmológico, pero no. Tiene la suficiente bonhomía para retratar a su héroe como un verdadero patán, incapaz de lidiar con su propio éxito, y eso lo hace aún más querible y entrañable, porque no es un superhombre sino un fulano de carne y hueso, al que todo llegó demasiado aprisa. Hay que tener agallas para escribir así, siendo que Rocky, como dijimos a propósito de "Rocky", es en realidad el alter ego del propio Stallone, y así como Rocky en la peli triunfó, Stallone lo hizo en el mundo real.

-- El talón de aquiles de la peli es el argumento. La primera mitad llega a ser soporífera. En la primera podían darse el lujo, para retratar a Rocky como un perdedor, pero aquí, cuando va ganando, quizás ponerle pie al acelerador hubiera sido bueno. Lo peor viene cuando, cual culebrón venezolano, Adrian tiene una crisis de salud, que la mantiene entre la vida y la muerte, etcétera. Decíamos que Stallone es un artesano eficaz, pero aquí se pasó de folletinista. Afortunadamente, Apollo Creed luce lo suficientemente cretino como para que le odiemos a lo largo de la peli, y después, cuando Rocky haga lo suyo (a saber, chancro duro de Apollo), hay ocasión de desquitarse.

-- Bill Conti. Lo volvió a hacer. Recontratado para componer el soundtrack (hizo el de la primera peli), aquí está igualmente solvente. Las pelis de Rocky no serían lo mismo sin la bonita partitura que Conti legó a la posteridad.

IDEAL PARA: Ver una secuela con músculo.

lunes, 16 de noviembre de 2015

"Rocky" (1976).


-- "Rocky". Estados Unidos. Año 1976.
-- Dirección: John G. Avildsen.
-- Actuación: Sylvester Stallone, Talia Shire, Burt Young, Carl Weathers, Burgess Meredith, Thayer David, Joe Spinell, Jimmy Gambina, Bill Baldwin, Al Silvani, George Memmoli, Jodi Letizia.
-- Guión: Sylvester Stallone.
-- Banda sonora: Bill Conti.

-- "Rocky" en IMDb.
-- "Rocky" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

¡¡¡BUM!!! ¡¡¡BUM!!! ¡¡¡BUM!!! Los nudillos de oro (de bronce, mejor dicho) de un boxeador medio fracasado hacen puré de vagabundo, y le pagan unos dolarucos. No es mucho, así es que nuestro héroe, al que llaman "Roquita" ("Rocky" en inglés sería diminutivo de "Rock", ¿no?), tiene que habérselas con algunos trabajullos menos honorables, como por ejemplo favorecer a la fábrica de muletas más cercana quebrándole las piernas a los que le deben money al usurero de la plaza; esto, aunque Rocky Roquita tiene su corazoncito, y por lo tanto, generalmente los deja ir si es que abonan algo, en vez de regalarles una paliza por cortesía de la casa (mamón, seguro que Chuck Norris sí que se encontraba los cojones para el trabajo). Su vida transcurre plácida y cansina mientras trata de hacerle los puntos a Adrian, una timiducha dependienta de una tienda de mascotas a quien su hermano, a punta de maltrato, ha pasado su personalidad por la sartén de freir. La chica no quiere, no quiere y no quiere, pero es que Rocky Roquita es muy Rocky Roquita, así es que al final de todas maneras la chica cae, era que no, si por algo a Rocky Roquita le decían el Semental Italiano. Con semejante futuro por delante, jamás hubieran hecho una peli sobre el héroe, y menos habría dado origen a una franquicia, pero en ese minuto entra Apollo Creed, el más chupi de los boxeadores del mundo, que está ayuno de contrincantes que tengan las pelotas de donar su cuerpo para moler carne para gato, y que por tanto decide contratar a un boxeador, uno cualquiera, uno que sepa aguantar un par de asaltos y tirarse dignamente a la lona después. El elegido es (no por cualidades deportivas, sino por su apodo de "Semental Italiano"), nada menos que nuestro buen Rocky Roquita. Lo que Apollo Creed no sabe es que está peleando contra alguien cuyo alter ego se llama Rambo (o se llamará, vale, todavía no), y que le va a dar la pelea más dura de todas. Bueno, eso hasta que llegue la secuela, por supuesto.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Erase que se era una vez, hace muchos años atrás, un actor fracasado llamado Sylvester Stallone, que no se comía ni una rosca, y que una vez vio una pelea de boxeo que lo inspiró para escribir la historia de un boxeador fracasado que no se comía ni una rosca. Pero a este boxeador fracasado, por una vuelta cenicientesca del destino, le llegaba su oportunidad de oro, y entonces, como un Ubermensch al uso, por una vez le salía bien la cosa. Stallone se aferró a este guión como a su teddy bear regalón, hasta el punto que cuando alguien dijo "sí, vale, hagámosla, pero con James Caan", Stallone torció la mandíbula (aún más) y dijo algo así como: "hey, bro, hi no me dan el papel 'el prota'onista, me lleo el 'uión conmi'o". Así es que le dijeron que bueno, que la hiciera. Como he señalado en otras ocasiones, el cine de los '70s estaba lleno de catástrofes ("La aventura del Poseidón", "Infierno en la torre"), apocalipsis ("Cuando el futuro nos alcance"), mafiosos ("El Padrino"), y espías ("El hombre de la pistola de oro", la Bond más catastrófica hasta "Quantum of Solace") y etcétera, consecuencia lógica de la grave crisis moral en la que se había sumido Estados Unidos después de Watergate, así es que era el momento para una peli más optimista, en donde un perdedor como tú o yo, abrumado por un sistema en el que hasta las pelis de Hollywood te mostraban como un perdedor, proporcionara un poco de escapismo. "Rocky" se transformó en un negocio redondo. Costó apenas un millón y algo de dólares, y tuvo un retorno bruto de 117 millones de los verdes (sí, saquen cuentas y maréense), además de alzarse con tres Premios Oscar, a la Mejor Película, al Mejor Director, y a la Edición (por la pelea final, que fue rodada en secuencia inversa desde el último round hasta el primero, con todo el aparataje que eso significó para tratar el tema del maquillaje de las heridas). Y Sylvester Stallone, aunque no llegó a ganar como Mejor Actor ni como Mejor Guión Original (fue batido en ambas por "Network"), se hizo lo suficientemente famoso como para cubrirse de Razzies en los años venideros. Pero qué más da. Razzies o no razzies, el filón después le dio para "Rocky II", "Rocky III", "Rocky IV", "Rocky V", "Rocky Balboa" y "Creed", fíjense ustedes. Y tú, ¿qué has hecho con tu vida hoy día?

¿POR QUÉ VERLA?

-- Es una de las más puras encarnaciones fílmicas del mito americano del self made man, y en forma más genérica, del viejo cuento de hadas del campesino devenido en príncipe. Rocky Roquita es un fracasado puteado por todos en esta vida, pero un día llega una invitación al baile de palac... perdón, a disputar el trofeo al Campeón Mundial, y... ¡qué creen! Sí, ya lo sé, voy a reventar el final, pero no importa, porque es un cuento de hadas, así es que el final es bastante obvio, ¿no? No, no gana la pelea, pero obtiene un maravilloso triunfo moral, se reencuentra a sí mismo, descubre de qué madera está hecho, etcétera. Es que debes tener el corazón hecho de concreto reforzado si no sueltas una lagrimita con nuestro buen Rocky Roquita gritando, como un buen chato cualquiera, eso de "Adrian..."... Buena parte del mérito, aparte del guión, por supuesto, radica en la convicción que tenía Sylvester Stallone para el papel (lo dicho, si es que Rocky era su alter ego, o por decirlo en términos más crudos e insultantes, su Mary Sue), y también por el buen hacer de John G. Avildsen, director discreto sin grandes highlights en su carrera, pero que después se las arreglaría para más o menos repetiría su hazaña con la injustamente subvalorada "Karate Kid". Después de todo, si la vieja historia de la Cenicienta funciona, ¿para qué cambiarlo...? (Mejor elimino las alusiones a la Cenicienta, porque si el Príncipe Encantado que la da la oportunidad a nuestro Rocky ceniciento es Apollo Creed, entonces el asunto quedaría un poco mariconazo, creo yo...).

-- Un punto interesante de esta peli, es la ENORME cantidad de subtexto acerca del AMERICAN DREAM. La peli se estrenó, y se ambienta, y no por casualidad, en el año del Bicentenario de Estados Unidos. ¿Y qué América describe la peli? La peli deconstruye de manera bastante sutil el sueño americano. Rocky es un tipo de esfuerzo y un buen chato, pero al final tiene que venir su golpe de suerte para triunfar... y lo que obtiene es un triunfo moral, no una victoria en toda regla. Claro, Rocky se aferra a su oportunidad como a un clavo ardiente, pero la oportunidad le llega por puro azar. La moraleja de la peli viene a ser: si estás en los sumideros, y no te llega tu día, te jodiste. Celebra el Bicentenario de un merdapaís que te margina y te condena a ser white trash sin futuro. En esto, "Rocky" es muy 70s, por supuesto. Ya vendrán las secuelas a decirnos que la cosa no era así, que AMERICA IS RIGHT, y donde digo digo digo diego, digo yo.

-- Los actores están en su punto. Sylvester Stallone hace su rol clásico, el del tipo que es un bruto sin remedio alguno, pero que en fondo igual es un buen chato, papel que aquí le salió bien, y después, de tanto repetirlo, lo gastó y se transformó en un insoportable en la pantalla. Talia Shire, por otra parte, que algunos años atrás había brillado como toda una Corleone en "El Padrino" y "El Padrino II", ahora brilla aún más porque no están Marlon Brando o Al Pacino para hacerle sombra. Burt Young se estrena como Paulie, rol que ya no le abandonará a pesar de su extensa carrera en producciones de medio y cuarto de pelo (en el fondo, suponemos que Young debe prenderle velitas a Stallone cada vez que ha decidido hacer una nueva de Rocky, y debió querer irse a su sepulcro después de rodar "Rocky Balboa"). Y mérito aparte se merece el gran Burgess Meredith, bien conocido por el aficionado al fantástico por haber sido una década antes nada menos que el Pingüino, en la mítica serie televisiva de "Batman" (sí, la de los ¡¡¡BANG!!!-¡¡¡POW!!!-¡¡¡CRASH!!!), y que aquí compone al gruñón, pero en el fondo sentimental, Mickey Goldmill. También fue la peli que le dio salario anual a Carl Weathers, como Apollo Creed, hasta que tuvieron a bien cargárselo en "Rocky IV" (¡ups! ¿dije lo que no debía?).

-- Bill Conti. ¿Quién es Bill Conti, dice usted? ¡¡¡HEREJE!!! ¡¡¡SACRÍLEGO!!! ¡¡¡BLASFEMO!!! ¡¡¡CONTRA EL MURO CON ESE PAGANO INFIEL!!! Bill Conti es el tipo que compuso el famoso tatataaaaaán... tatataaaaaán... de la banda sonora de "Rocky". Y no se agota aquí. También compuso la banda sonora de una Bond ("Sólo para tus ojos", reemplazando por la entrega al eterno John Barry), y de componer clásicos de la pantalla chica como "Dinastía", "Falcon Crest", "Cagney y Lacey"... ¡Ah, y se nos olvidaba "Karate Kid", a las órdenes otra vez de Avildsen! Puro '80s, el hombre, pero aquí, en 1976. ¿Qué más quieren, caramba?

-- Escenas para el recuerdo: Rocky Roquita dándole una lección a una nenaza porfiada (la misma que aparecerá treinta años después, con el caracho de otra actriz, en "Rocky Balboa"), Rocky Roquita en la tienda de mascotas y pasando de él, la vez en que Adrian se subleva y le grita cuatro verdades al patán de su hermano, y los clásicos infaltables, que son el "Adrian..." del final, la carrera por Filadelfia incluyendo el subir las escaleras, el entrenamiento en el matadero... ¡Cuántos recuerdos, Gran Bastet, cuántos recuerdos...!

IDEAL PARA: Ver la madre y padre de los filmes de autosuperación personal.

domingo, 15 de noviembre de 2015

"Misión rescate" (2015).


-- "The Martian" (título original en inglés), "Marte" (título en España). Estados Unidos / Inglaterra. Año 2015.
-- Dirección: Ridley Scott.
-- Actuación: Matt Damon, Jessica Chastain, Kristen Wiig, Jeff Daniels, Michael Peña, Kate Mara, Sean Bean, Sebastian Stan, Aksel Hennie, Chiwetel Ejiofor, Donald Glover, Benedict Wong, Mackenzie Davis, Naomi Scott, Nick Mohammed, Eddy Ko, Chen Shu.
-- Guión: Drew Goddard, basado en la novela de Andy Weir.
-- Banda sonora: Harry Gregson-Williams.

-- "Misión rescate" en IMDb.
-- "Misión rescate" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Marte, un par de décadas en el futuro a partir de ahora que en dos décadas más cuando vean la peli va a ser como ver ahora la segunda de las de Marty McFly que era el futuro y ahora es el pasao, y... ¿en qué estaba? Ah, sí, planeta Marte, en un futuro que pronto será pasado pa' partirnos la caja de risa. Un puñao de astronautas hacen cosas de astronautas, ya saben, astronautear de aquí pa'llá y tal, y de pronto, así como ná, aparece una tormenta de arena de'sas que te vuelcan la nave y hasta'hí llegaste, masho. Y... y... joer con mi sarcasmo, hoy día apesto. Más que de costumbre. En fin, en qué estaba, ah sí. Resulta que los astronautas salen toos escopetaos a la nave porque deben despegar porque si la nave se vuelca entonces despegan pero en horizontal y de hacer surfing U.S.A. sobre la superficie marciana la mar de bien, pero de despejar para volver al Pale Blue Dot, vayan jodiéndose. Pero como ALGUIEN tiene que palmarla pa'que haya peligro y tal, vamos y nos cargamos a... ¿Matt Damon? Pero, un momento... ¿el jodío no estaba en los afiches? ¿Y no era el prota? ¿Y el tagline no decía algo así como TRÁIGANLO DE VUELTA? Leñe, me muerdo las uñas de suspenso para ver si de verdad se lo han cargao o no... Ya, el caso es que despegan, la tripulación en masa se queda en choqui porque todos querían al Damon ése (joer, yo también, ¿hay acaso alguien que no le caiga bien ese pringao?), y despega-despega-que-te-despega... y salto a Marte. Y justo, ya os lo decía. Que no andaba muerto, que andaba de parranda. Porque, verán, el traje tiene chip que te avisa si el sujeto se le raja y se muere por exposición a la atmo marciana, pero al Matt Damon se le rajó y no se rompió porque el peazo ferro quedó atascadito justo para que sobreviva y la peli no se acabe en cinco minutos, y la inteligencia artificial, ni sé para que la llaman inteligencia si es así de inteligenbruta, no pesca que el Matt Damon está vivo (bueno, a lo mejor es una compu erudita franchute, no en balde a que se te atasque algo lo llaman "le petite morte"...). Lo primero que hace Matt Damon entonces es buscar entre los restos del desastre, descubre una pelota, la pinta con no sé qué, y la llama Wilson... no, estoy bromeando (¿alguien pescó la referencia? ¿alguien se acuerda de esa peli acaso? Que ya han pasao más de diez años, masho). Ya, ahora en serio, el caso es que descubre que catalizando no sé qué cosa con no sé qué otra cosa para quemar esa otra cosa de mecagoenlaputaquimiquina, tiene agua (¿no entendieron? Bueno, explicado de manera resumida y zentífica, es así: MAGIA). Luego decide que va a sazonar suelo marciano con sus propias feces, para abonar y cultivar, aunque por desgracia lo hace fuera de cámara, porque, a ver, vamos, díganme si no sería glorioso ver al Matt Damon encuclillao y tirando lulos por la puerta 'e servicio, Y TODO ESO JUSTIFICAO POR EL GUIÓN, ¿no? Matt Damon: primer ser humano en cagarse sobre Marte. El caso es que empieza a adaptarse a su nueva vida, mientras discurre-que-te-discurre a ver cómo joer se comunica con la Tierra, porque la antena se rompió con la tempestad, no hay repuestos, no le pega a la mecánica, lo que sea necesario para que HAYA DRAMA, que o si no, pues ET LLAMA CASA y se acaba el suspenso. Y al final, mirando unas fotitos del desastre, alguien en la NASA dice ¡¡¡JOER, PUEZ QUE ME HAN MOVÍO TALES O CUALES COSAS!!! Y deducen entonces que... ¡Matt Damon está vivo! Comienza entonces la desesperada misión para traer de regreso al soldado Ry... er, no, para ir a buscar al astronauta de Interest... no, tampoco... Bueno, para salvarlo. ¿De morir solo y aislado en el planeta Marte? ¡No, leñe! ¡De protagonizar una peli de Ridley Scott! Que a estas alturas actuar en una désas es casi como morir solo y aislado en Marte, la verdá, yo no sé qué será preferible...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

¿Soy yo, o ej que hay como una nueva tendenza de volver a esa vieja SensaFixión de máquinas y aparatitos y tuerquitas, y con menos magia galáctica? O sea, vuelve Star Wars, vale, tuvimos "Los Guardianes de la Galaxia" y tal, pero, por otra parte... "Gravedad" primero. "Interestelar" después. (Bueno, lo de "Interestelar", ehem, LOVE IS THE POWAH!!! yeah-baby...). Bueno, por mí que no se detengan. Que yastá bueno de tanta peli antizentífica, de HAY COSAS QUE EL HOMBRE NO DEBERÍA CONOCE-E-E-E-E-E-EEEEEERRR y tal. El caso es que la nueva entrega del asunto viene dirigida por Ridley Scott. Al que alguna vez llegué a llamar "papi Scott", fegúrense. Pero es que empezó Cine 9009, y el hombre que venía bastante sólido que daba gusto verlo por el XXI ("Gladiador", "Hannibal", "Un buen año", "Gángster americano", "Red de mentiras"), de pronto va y cae en una SEGUNDA edad de mierda. Bueno, "Robin Hood" no era mierdera, sólo un poquitín latera, pero "Prometeo" era coprofágica, "El abogado del crimen" era un mal chiste, y "Exodo: Dioses y reyes" era... era... bueno, mi opinión de ella depende mucho de cómo me levante cada mañana, algunas auroras de rosados dedos la encuentro no-tan-mala, y otras la encuentro no-tan-buena. El caso es que Ridley Scott se abocó a esta peli, dejando aparcadas OTRA VEZ la secuela de "Blade Runner" (loada sea Bastet) y la secuela de "Prometeo" (loada sea Bastet). Y la peli funcionó bien. Más que bien. 108 millones de inversión, 462 millones de taquilla (¡sí, joer! ¡La primera peli ambientada en Marte desde "El vengador del futuro" que NO ES VENENO EN LA TAQUILLA!). Alabanza por todas partes. Casi como un segundo "Gladiador". Bien por usted, Mr. Scott. Ahora viene lo bueno: mantener el tipo. Joer, ud. ya anda en la setentena, póngase serio de una buena vez, óigale. Muestre que ésta no le salió de chiripa, y que todavía tiene el pulso, ¿vale?

¿POR QUÉ VERLA?

-- Déjenme decirlo así. Ves esta peli, y a medida que pasa el metraje, hasta llegas a desear que rescaten al Matt Damon ése. Vale, es el punto de la peli, pero es que... ¡Matt Damon, joer! ¡El tipo que en "Team America" era un robotrónico que sólo sabía decir MATT-DAMON! ¿De verdad te hubieras pensado que iba a llegar el día en que te iba a emocionar la perspectiva de que lo rescaten a él, en vez de, no sé... a Tom Hanks...? No, mal ejemplo, si el Hanks ése protagoniza la peli, se acaba en cinco minutos: los astronautas dicen que mejor darlo por muerto y si el otro insiste, se regresan a Marte y le pegan un balazo en la nuca después de hacerle cavar su tumba en tierra marziana por pesao. Voy de nuevo. ¿De verdad te hubieras pensado que iba a llegar el día en que te iba a emocionar la perspectiva de que rescaten a Matt Damon en vez de, no sé... a Christian Bale, o a Matthew McCon... Macon... Majunawecomoseescribaesetipo? ¡Joer, si en "Interestelar" querías que al Damon le cayera una estalactita encima, y eso antes de saberse que era EL TRAIDOR! (sí, spoiler, pero es que, joer... actor famoso... en toda la peli de "Interestelar" vienen diciendo que es un héroe... se cuenta la historia más inverosímil nada más llegan los otros... si estaba telegrafiao, vamos). El caso es que en esta peli QUIERES que lo rescaten, y eso quiere decir que es una MUY BUENA peli. ¿Gracias a qué? Por una vez en la vida... Por la ciencia. Porque la gran virtud de esta peli, es que huimos de todos los clichés del astronauta cobarde traidor, del técnico de la NASA pelotillero que atornilla al revés (hay un burócrata obstructivo, sí, pero por una vez en la vida lo es por motivos bastante razonables y técnicos, y no por el afán de joer que es propio de estas lacras), del chaqueta roja marcado para la muerte, etcétera. Esta peli se manda el tour de force de que no hay un verdadero conflicto entre personajes porque todos trabajan con una única meta en común: sacar al condenao Matt Damon de Marte y traerlo de regreso al planeta en donde pagas impuestos, te chulean las mujeres y votas por candidatos presidenciales que otros nombraron a tus espaldas (bien mirado, mejor se quedaba en Marte, el Damon ése). Los conflictos nacen de las diferentes estrategias que buscan los protas para conseguir el objetivo, no de, como decíamos, esa cosa tan joer la marrana que tienen otras pelis de este tipo. O si se quiere, el conflicto es MAN VS. NATURE, puro y simple, lo que no es novedad en el cine, por supuesto (de hecho, la peli a ratos se siente un poco Western, precisamente por lo mismo, lo que aplaudimos, claro está), pero que era un recurso narrativo bastante aparcadito en el manual del Buen Guionista de Jólivu. El tratamiento zentífico por su parte es increíblemente ajustado, desmintiendo con honores el tópico de que si haces una peli respetando la ciencia, te queda un ladrillo aburrido (bueno, la peli igual tiene sus salidas por aquí y por allá, siendo la más sangrante de todas que el Matt Damon camina por Marte como por la playa en donde le toman fotos a las minorras de Victoria's Secret, en circunstancias de que ese planeta tiene una gravedad micronésima en comparación a la Tierra, pero es un detalle bastante perdonable, considerando lo jodío que hubiera salido el hacer el FX y que el Matt Damon no se viera ridículo saltando como canguro). Tiene también sus momentos Jólivu, por supuesto, para incrementar la tensión y el drama. Pero en general, tenemos una peli con un tema interesantísimo, con un tratamiento muy correcto, FXs excelentes, actuaciones notables, un guión bastante ajustado... Joer, me desconozco. ¡Estoy diciendo que una peli es una OBRA MAESTRA! No, que esto es mucho, algo tengo que encontrarle... ¡Ah, ya sé! La banda sonora. Que le copiaron a "Los Guardianes de la Galaxia" el meterle un montón de música 70s, incluyendo "Starman" de David Bowie porque, weno, "Starman", del disco del Ziyi Estárdus ése y las Arañas de Marte, lo pescan, ¿no? Que eso estaba en la novela original, me soplan por ahí, pero a mí eso me la suda. El chiste para ser chiste se cuenta una sola vez. Ahora está repetido. Y se lo van a terminar de cargar con "Guardianes de la Galaxia 2", por supuesto, porque ya sabemos cómo se las gastan en las secuelas: si les gustó Jack Sparrow, traguen Jack Sparrow por triple, bitches. Pero bueno, que en general es una buena peli. ¡Joer, podría ser que la carrera de Ridley Scott resucitara después de esto! ¡Incluso hasta la carrera de Kate Mara, horriblemente jodida por "Los Cuatro Fantásticos", puede que vuelva a la vida! ¡Joer, puede ser que incluso la CARRERA REAL POR LLEGAR AL PLANETA MARTE acabe siendo reactivada gracias a un eventual renacido interés popular por poner hombrecitos a caminar sobre Marte! Quién sabe, lo que ahora es una peli de Sai-Fai, en treinta años más en 2045 sea el pasado como "Volver al Futuro II"... perdón, sea una peli de época en donde se nos refiera con nostalgia por el pasado, acerca de esos primeros héroes sobre Marte. Y todo por rescatar a Will Hunting...

IDEAL PARA: Ver la mejor peli de SF del 2015.

jueves, 12 de noviembre de 2015

"Vuelo a Marte" (1951).


-- "Flight to Mars". Estados Unidos. Año 1951.
-- Dirección: Lesley Selander.
-- Actuación: Marguerite Chapman, Cameron Mitchell, Arthur Franz, Virginia Huston, John Litel, Morris Ankrum, Richard Gaines, Lucille Barkley, Robert Barrat, Wilbur Back, William Bailey, Trevor Bardette, Stanley Blystone, David Bond, Raymond Bond.
-- Guión: Arthur Strawn.
-- Banda Sonora: Marlin Skiles.

-- "Vuelo a Marte" en IMDb.
-- "Vuelo a Marte" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Dos astrónomos conversan entre sí, acerca de lo que ellos YA DEBERÍAN SABER POR SER ASTRÓNOMOS, pero la audiencia no, en ese clásico recurso de "hagámoslos decir cosas que para ellos son obvias, pero así informamos a la audiencia, y dejamos a los personajes como mongos de paso". Hablan sobre lo poquetito que falta para ir a... ¡¡¡MARTE!!! ¡¡¡EL PLANETA ROJO!!! Un periodista anda rondando por ahí y hazendo interviús porque, aférmense mes amis... ¡¡¡LA PRIMERA EXPEDICIÓN A MARTE VA A LLEVAR A UN PERIODISTA PARA QUE HAGA LA CRÓNICA Y TAL!!! (joer, los de la NASA que son petardos, ellos nunca han hecho eso, y por esa falta de RP ej ke dezpué se andan quejando de que les cortan el porsupuesto). El caso ej que habla con los miembros de la tripulación que... aférmenseme de novo mes amis... ¡¡¡CUENTA CON UNA MUJER!!! ¿Será posible que una peli de SciFi reaccionaria, sea tan progre que...? Ah, ej por la minifalda. Bueh, yo... olvídenlo. En fin, en quéstaba. Ah, sí. El periodesta va y entrevista a toos, lo que sirve para 1.- introducir personajes, 2.- explicar un poco la cosa, y 3.- aburrir cosa lata al personal. El caso es que despegan, y sucede lo habitual: lluvia de meteoritos y tal. Pasada como media horita (media peli, porque, aférmenseme otra veh, como si una lluvia de metoritos estuviera cargándose a Cine 9009... ¡¡¡LA PELI DURA APENAS HORA Y DIEZ!!!), llegamos finalmente a Marte en donde encontramos... ¿un planeta muerto y apagao en donde no pasa ná, masho, y tal? No, claro que no, qué clase de pelimerda sería ésa, ¿una protagonizada por Matt Damon y dirigida por Ridley Scott? No, se encuentran con la clásica civilización agonizante de arquitectura imposible, blablablá. SciFi50s, ya no las hacen como antes... por suerte.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Los 50s, la era del Atompunk a tope. En la época molaba todo lo que juera... ¡¡¡ATÓMICO!!! Y por tanto, se pusieron de moda los cohetes espaciales, porque daban la idea de ser... ¡¡¡ATÓMICOS!!! Estamos en una era anterior a la mítica "El planeta prohibido" de 1956, en donde la navespacial era un plato volador, sólo que tripulado por humanos, después de todo. En medio de todo eso, Monogram Pictures, una distribuida que era en lo básico una de rodar-estrenar-y-tirar, lo suyo era la aventura y la axión y tal (algo azí como la Cannon en los '80s, pero sin esteroides ni Zionismo a la vena), va y decide rodar su propia rapidita sobre viajespaciales. Reciclando los decorados de "De la Tierra a la Luna" ("Cohete K-1" en Ezpaña). Rodando en CINCO DÍAS (o así a lo menos lo decía Marguerite Chapman, la más chupimegaztrella de la peli, acreditada a tope del casting a pesar de que, por ser marziana, aparece de la segunda mitad pa'lante. Lo que dice algo, porque sin faltarle el rezpeto a una bella que no lo hacía nadita mal, o por lo menos no peor que otras stars de la época, hoy en día NADIE conoce a Marguerite Chapman, y mucho menos al resto del elenco, claro). Y con direxón de Lesley Selander, un tipo que dirigió UN CENTENAR DE WESTERNS (sí, joer, como unos 107), y cuya carrera directorial abarcó algo más de 120 pelis en como treintaños, o sea, EL JODÍO RODABA EN PROMEDIO CUATRO LARGOS AL AÑO. Y además encontraba tiempo pa' rodar episodios pa' la TV en una época en donde todos consideraban la tumba creativa trabajar pa' la caja chica). Normal que la peli haya desaparecido de escena poquito dezpué de estrená, y que hoy en día no la recuerde nadie. O casi nadie. Si consideran que yo la vi porque ALGUIEN LA BUTLEGUEÓ EN YOUTUBE. Piénsenlo. Alguien se tomó la molestia de agarrar una peli SciFi mierdera Y SUBTITULARLA AL EZPAÑÓ, y subirla a YouTube. Bueno, alguien tenía que hacerlo, o si no, cómo escribir esta reseña, ¿no?

¿POR QUÉ VERLA?

-- Parta la advertencia que esta peli ejecuta de manera directa y dolorosa y sin ironía, too lo que es SciFi camp '50s. Es decir, premisa tontorrona, diálogos de solemnidad hilarante, decorados de teatro escolar (que, admitámoslo, mejoran un resto ya en Marte), guión resuelto de cualquier manera (¿tormenta de meteoritos para amenizar el viaje? ¿en serio? Bueno, si la mucho más forrada "Planeta rojo" de Val Kilmer y Carrie-Ann Moss cayó en el mesmo pecado...), patadas varias a la ciencia (no tenían por qué explicar que los astronautas caminan por la nave como Píter por su casa, pero van y le meten una explicación zentífica porque, weno... para darle credibilidá a la cosa, y la explicación es errónea y la cagan ahí donde no tenían por qué hacerlo)... Si deciden gastar 1:10 de su vida en ver... ejta cosa... ya lo saben. Si les gusta eso, bien. Como el Santo Padre Francisco respecto de los gays, quién soy yo para juzgar. Pero es a lo que van. Una vez dicho eso, digamos que la peli se devide claramente en dos partes. La primera, too lo del viaje a Marte y tal, es un latazo monumental, que para la época seguro que estaba bem (la peli es seis años anterior al Sputnik, diez a Yuri Gagarin, y 18 a Stanley Kubrick rodando el alunizaje en el estudio que nos mostraron en "Los diamantes son eternos"), pero para nuestros días, ha envejecío de manera fatal. La segunda parte, en cambio... sorpresa... ¡remonta! Bueno, pasa de lo insufrible a lo más o menos tolerable, no nos pasemos tampoco. Porque se montan una pequeña intriga en donde se encuentran una civilización marciana agonizante, y están los chicos buenos que quieren ayudar a los protas, y los chicos malos que quieren apoderarse del cohete, y la cosa se hace un poco más divertida de ver. Y como en el cohete teníamos a una chica y puede que sepa a poco, tenemos otras dos chorbas marcianas dando vueltas con modelitos de infarto, porque que tu civilización planetaria esté agonizando no significa que no tengan que verse dignas-regias-estupendas-reinas a lo Mary Quant pero en raygun-gothic, ¿no? De hecho, de hecho, de hecho... considerando el esquema argumental... la verdad... quizá voy a soltar una herejía aquí, pero... pero... la verdá verdadera ej ke yo por esta segunda parte, pagaría mi entrada para ver un remake de esta cosa. Seguro que tomando la misma historia, manteniendo más o menos el guión (porque los guionistas de hoy, por mejorar cosas terminan cagándola más, explicando lo que no hay que explicar, metiendo plot-holes a mansalva, etc... sí, a ustedes los estoy mirando, guionistas de "Terminator Génesis"), y metiéndole los FXs de ahora, sale una cosa... no, no diré buena. Pero sensiblemente peor que algunas mugres que se estrenan hoy por hoy en los cines, creo que tampoco.

IDEAL PARA: Nostálgicos de la SciFi camp de los '50s.

Seguidores